Menú Buscar
Pablo Iglesias (izquierda) y Antón Costas (dercha), al inicio de su sesión en la XXII Reunión del Círculo de Economía de Sitges.

Pablo Iglesias falla en su intento de vencer el rechazo empresarial 

El líder de Podemos asegura que su partido existe “gracias al fracaso de las políticas económicas” aplicadas y hace suya la gestión de Colau y de Carmena

Cristina Farrés / María Jesús Cañizares
5 min

Con corbata, pero sin traje, para no hacer demasiadas concesiones a un empresariado a años luz de sus posiciones políticas, Pablo Iglesias ha intervenido en las jornadas del Círculo de Economía que se celebran en Sitges (Barcelona). Nube de fotógrafos y expectación máxima provocó la llegada del líder de Podemos, quien el año pasado no fue incluido el programa de estas sesiones, pero en esta ocasión, era inevitable contar con la presencia de quien puede ser decisivo en las elecciones del 26 de junio.

En este sentido, ha expresado su voluntad de “formar un Gobierno y presidirlo, por nosotros no va a ser que no haya un Gobierno en España”, ha dicho Iglesias, quien ha aludido a los dos escenarios posibles: “Un Gobierno del PP en el que no participaremos ni por activa ni por pasiva, o un Gobierno en el que esté Podemos”. Su apuesta es un Gobierno de coalición progresista formado por Podemos y PSOE, “capaz de dialogar con Cataluña y en el País Vasco y donde sea. Pero no le pediremos un cheque en blanco a nadie”.

Dios y la propiedad

Las preguntas formuladas por los empresarios denotaban una gran hostilidad sobre el maximalismo político de los podemitas, que el presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, ha intentado matizar hablando de “desconfianza”. Cuestiones sobre la propiedad privada, Dios o la cultura del esfuerzo han suscitado en interés del aforo. En este sentido, ha dicho estar de acuerdo con las posiciones que el "representante de Dios en la tierra, el papa Francisco, ha mostrado".

Pablo Iglesias ha asegurado que su partido existe “gracias al fracaso de las políticas económicas  llevadas a cabo en este país” y que “hemos tenido que hacer lo que no ha hecho la socialdemocracia. Llevamos un año demostrando que podemos gobernar, ya lo hacemos en las principales ciudades del país. En Madrid y Barcelona hemos logrado que mejoren en el ranking atractivas para invertir. Hemos demostrado que sabemos gobernar con eficacia”.

Discurso de Puigdemont

Ha advertido a los empresarios asistentes de que las políticas de austeridad aplicadas hasta ahora han reducido el consumo, lo que supone precisamente una amenaza para las empresas.

En respuesta también a las preguntas de los asistentes, Iglesias ha defendido una consulta sobre el futuro de Cataluña, pues “cree que hay mecanismos legales, como el artículo 92 de la Constitución, para llevar a cabo una solución negociada. El presidente Carles Puigdemont me reconoció que somos muy claros en ese sentido. Somos la primera fuerza en Cataluña. No queremos que Cataluña se vaya de España. Después de la experiencia británica, el futuro pasa por un referéndum”.

Discurso acelerado 

Iglesias, que ha dejado atónitos a los asistente con la velocidad de su discurso, se ha referido “al giro copernicano” que sufrió la eurozona en 2010 tras la aplicación de políticas de austeridad, reducción de salarios y de subsidios por desempleo, recortes sociales y congelación de las pensiones, lo que “ha provocado una fractura social”.

El PP y PSOE consensuaron la reforma constitucional para sacralizar ese límite del déficit, ha dicho, “pero no se lograron los objetivos en PIB, precisamente por esa política de austeridad, ni en las limitaciones de ese déficit”. Esa combinación ha provocado un retroceso en la economía de los ciudadanos. “Las mal llamadas políticas de austeridad han fracasado en la lucha contra la crisis”.

Ha admitido que se ha creado empleo y que hay crecimiento económico, pero “hay un largo camino para recuperar el PIB y la tasa de paro es del 21%”. Al respecto, ha calificado de “legislatura perdida” el mandato del popular Mariano Rajoy, y ha atribuido la animación de la demanda interna a un período de suspensión en la política de austeridad aplicada por el PP, en un “año electoral”.

Programa económico

Por todo ello, el podemita ha asegurado que si logra gobernar a partir del 26J, centrará sus políticas en la creación de “empleo decente”, en revertir los recortes, transformar el modelo productivo, acabar con la dependencia energética y renegociar con Bruselas los límites del déficit.

Apuesta por una reforma fiscal que incluya la lucha contra el fraude. Ello pasar por la ampliación de las bases tributarias, aplicar un impuesto sobre las transacciones bancarias y revisar el impuesto de patrimonio y de sociedades. Aboga por un IVA supereducido para los productos básicos.

Pablo Iglesias ha apostado por una banca pública, pues según ha afirmado, si los ciudadanos tuvieron que pagar con su dinero el rescate de entidades como Bankia, “parece lógico que exista una banca pública”.