Menú Buscar
Ejemplo para ilustrar qué es un organigrama empresarial

¿Qué es y cómo hacer el organigrama de una empresa comercial?

Esta representación empresarial indica las jerarquías y relaciones que existen entre los diferentes puestos de trabajo de una compañía

02.10.2018 17:20 h.
8 min

Cuando se crea una nueva compañía hay varios condicionantes a tener en cuenta, que son necesarios para el correcto funcionamiento del negocio y para el desarrollo de su actividad económica. Por ejemplo, si la empresa es de índole comercial, el nuevo propietario deberá tener bien atados elementos tan importantes como los proveedores, el producto que ofrece, su nicho de mercado y precios de la competencia, entre otros. Pero no solo de elementos externos depende el éxito empresarial: la organización interna es obligada y esto se logra mediante el correcto organigrama de una sociedad.

El organigrama de una empresa pequeña o grande resulta muy útil, tanto en el momento de despegue del negocio como durante su asentamiento o expansión. En éste se determinan las jerarquías laborales que, en última instancia, indican quién reporta a quién y quién es responsable final en caso de problemas, urgencias o responsabilidades. Con un solo vistazo, este organigrama de una empresa, sea comercial, industrial o de servicios, debe transmitir la organización interna de la misma, con los diferentes puestos y empleados.

De esta forma, un organigrama nos ayuda a distinguir diferentes niveles y áreas laborales, los nexos entre empleados y la ubicación y funciones exactas de cada departamento. De esta forma no habrá dudas sobre la jerarquía, la naturaleza del trabajo y el valor añadido que cada trabajador aporta a la empresa. Puede parecer un proceso muy sencillo, pero no es así. El organigrama de una empresa responde al Plan de Estrategia de la compañía, es un esquema en continuo cambio y evolución.

El organigrama de una empresa: ¿qué es?

El organigrama de una empresa pequeña o grande siempre responde a los mismos patrones. Es una herramienta gráfica, que representa de forma visual la organización de los diferentes empleados de la compañía, ayudando a dividir y gestionar el trabajo. Es el equivalente laboral a un árbol genealógico, dividiendo todo el negocio por departamentos especializados en diferentes tareas.

Estos organigramas funcionales de empresas fueron creados en 1979 por Henry Mintzberg, un profesor académico canadiense especializado en negocios. A pesar de su longevidad, esta estructuración que él ideó se mantiene hasta nuestros días, porque es fácilmente adaptable a todo tipo de empresas y negocios emergentes. Él habla en sus investigaciones del tamaño de la empresa. Las más grandes y complejas requieren de muchos organigramas diferentes, pero las pequeñas se bastan únicamente con un esquema de organización sencillo.

Las relaciones entre empleados

Es importante destacar que el organigrama de una empresa suele recoger únicamente la organización formal de la misma. Es decir, la parte directiva, con jefes de departamentos y principales activos empresariales. Sin embargo, ya hay algunos organigramas de empresas pequeñas que comienzan a tener cuenta también el orden informal del negocio.

Es decir, las relaciones personales existentes entre empleados, que tienen un fuerte impacto en la productividad y correcto funcionamiento de la compañía. Esto es tan determinante para el negocio que muchos especialistas en recursos humanos recomiendan tenerlo muy presente a la hora de hacer reestructuraciones.

Estos organigramas empresariales tienen muchas ventajas, como la visibilidad y el conocimiento de todos los cargos, facilitando los procesos de la compañía y del reporte a superiores. Sin embargo, es muy común que este organigrama se mantenga estático y no se modifique a pesar de cambios en el negocio. Y, en estas situaciones de mala implementación, el esquema organizativo puede traer muchos problemas, sofocando a los trabajadores, dañando la productividad y complicándolo todo con burocracia eterna. Por eso es importante recordar que los organigramas son organismos vivos que hay que revisar y modificar de forma constante.

Un trabajador anota consejos para hacer el organigrama de una empresa

Un trabajador anota consejos para hacer el organigrama de una empresa

Cómo hacer el organigrama de una empresa

Existen muchas formas de crear un organigrama de empresa adecuado, sobre todo al principio, con la fundación de la compañía. Puede ser vertical con estructura jerárquica; horizontal para reducir el impacto de los directivos; circular en el caso de grandes empresas que funcionan en torno a un director general; o radial para resaltar la importancia de los diferentes equipos.

Sea como fuere, los organigramas hablan siempre de la existencia de una punta estratégica que toma las decisiones. Ésta la suelen conformar unas pocas personas, que dirigen y toman las decisiones en cuanto al presente y futuro de la compañía. A ellas las sigue una línea media reducida de trabajadores. Son los responsables de gestionar las órdenes de arriba entre los empleados comunes, son la extensión de los directivos en el día a día del negocio. Finalmente, está el núcleo de todas las operaciones, los trabajadores sin los cuales ningún producto saldría adelante. Ellos no tienen poder de decisión a nivel empresarial, pero sí una gran eficiencia en su puesto de trabajo.

Lo mejor: poca distancia entre directivos y empleados

Estos tres sectores del organigrama son los que conforman el esquema tipo de cualquier compañía, ya sea industrial, comercial o de servicios. Cuantos menos puntos separen a los directivos de los empleados, más fluido será el trabajo. Porque la toma de decisiones es inmediata, las órdenes son casi directas y la respuesta también.

Sin embargo, cuando las empresas tienen éxito y comienzan a crecer, lo normal es que se expanda también el organigrama. Es entonces cuando comenzamos a hablar de burocracia maquinal. Este es un término acuñado por Henry Mintzberg para referirse a aquellos esquemas que cuentan con ápice estratégico, línea media, núcleo de operaciones y, además de todo lo anterior, incluyen tecnoestructura y personal de apoyo. Los utilizan para analizar el funcionamiento de la firma y realizar labores desligadas de la actividad principal de la organización.

Sin embargo, nunca debemos olvidar que las empresas son como las familias, no hay dos iguales. Por ello, aunque exista este árbol genealógico laboral tipo que sirve de ejemplo para los negocios de todo el mundo, según avance la actividad el organigrama debe ir adaptándose. Lo ideal es que este organigrama de una empresa refleje de forma fiel el funcionamiento y nexos internos de la compañía, para optimizar el trabajo. De lo contrario solo traerá problemas y, en ese caso, es mejor no tener ninguno.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información