Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La ampliación prevista en el recinto de Gran Vía de Fira de Barcelona, una obra que debería concluir en 2024 / FdB

Orange lleva el planteamiento urbanístico de Fira Barcelona al TSJC

La justicia admite a trámite el recurso de la compañía sobre la ampliación del recinto de Gran Via aprobado por el Ayuntamiento de L'Hospitalet

2 min

La firma de telecomunicaciones Orange ha llevado el planteamiento urbanístico para la ampliación de Fira de Barcelona ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TJSC). El recurso se plantea sobre el plan general metropolitano aprobado el pasado febrero en pleno por el Ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat y que prevé la construcción de un nuevo pabellón de 60.000 metros cuadrados.

La sección tercera de la sala contencioso administrativa del TSJC es la que ha admitido a trámite el recurso de Orange, según consta en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC). La oposición se centra en la aprobación provisional de la modificación puntual del Plan General Metropolitano que L’Hospitalet aprobó el pasado 26 de febrero y que daba luz verde a la ampliación del recinto de Gran Vía.

Objetivo para retener el Mobile

Este plan metropolitano se circunscribe al ámbito delimitado por las calles Ciències, Salvador Espriu, José Agustín Goytisolo y la avenida Joan Carles I. Así, el edicto del TSJC cita ahora a las partes, y a aquellos que puedan tener interés directo, a personarse en la causa. 

La ampliación del recinto de Gran Vía es uno de los objetivos de la organización ferial para tratar de convencer a GSMA, organizadora del Mobile World Congress (MWC), de que el gran evento del móvil siga en Barcelona más allá de de 2024. Para ello, Fira de Barcelona destinará una inversión de 200 millones de euros a construir un nuevo pabellón de 60.000 metros cuadrados que quedará anexo al que existe en la actualidad con 240.000 metros cuadrados.

Ampliación lista en 2024

Las últimas previsiones de Fira son que la construcción esté lista en 2024 y genere un impacto económico de 675 millones de euros anuales durante los cuatro años siguientes, según estimaciones del Instituto de Economía de Barcelona de la UB.