Menú Buscar
Dos trabajadoras de Ombuds, cuyo concurso gestiona Baker Tilly, en una protesta ante la Ciutat de la Justícia de Barcelona / CG

Ombuds deja de prestar servicio en las cárceles

El proceso de liquidación de la que fuera la tercera empresa de seguridad privada del país propicia que sean sustituidos por 240 policías y guardias civiles

3 min

El cambio de año implicará que Ombuds pierda la seguridad privada de 15 prisiones de todo el país. Así lo ha ratificado la Secretaría de Estado de Seguridad al anunciar que el personal de las prisiones será sustituido a partir de las 00.00 horas del 1 de enero por 240 policías y guardias civiles que se movilizarán de forma especial para cubrir este servicio.

Los vigilantes afectados deberán depositar los objetos de uso personal y cuotidiano y el arma reglamentaria que han usado hasta la fecha en su puesto de trabajo para proceder a su retirada. No se quedarán en el paro, ya que permanecerán en “situación de permiso retribuido” a la espera de que se les asigne un nuevo servicio.

Liquidación de Ombuds

Todo ello se enmarca en el proceso de liquidación de la que fuera la empresa de seguridad privada, que reconoció su quiebra en verano. Ombuds ha mantenido durante seis meses los servicios incluidos en el lote 2 de Centros Penitenciarios, una adjudicación del área de Seguridad Ciudadana y Operaciones de Interior. Incluye centros de Madrid, Castilla-La Mancha y Extremadura, básicamente.

El Ministerio del Interior intentó en noviembre adjudicar de nuevo este contrato, que está valorado en 8,3 millones de euros. Pero quedó desierto al no presentarse ninguna oferta. Ahora deberá replantear la concesión y mientras no se resuelve, serán las fuerzas de seguridad del Estado las que se encargarán de las tareas que habían sido concertadas en el ámbito privado.

Nueva adjudicación a finales de enero

Se espera encontrar a una nueva compañía que asuma el encargo a finales de enero. Entre las condiciones del contrato que se negocia está la subrogación de los casi 200 empleados de Ombuds que hasta ahora trabajaban en las cárceles como asumir la deuda que la compañía mantiene con la Seguridad Social. Según Alternativa Sindical, la organización que mantiene la mayoría de la representación en este ámbito, estas condiciones lo convierten en un contrato poco atractivo.

Los vigilantes de seguridad privada de Ombuds esperan que su situación se normalice en cuestión de semanas.