Menú Buscar
El presidente de OHL, Juan Villar-Mir, y el consejero delegado, Juan Antonio Fernández Gallar / EUROPA PRESS

OHL presentará un ERTE sobre 1.300 empleados por el 'parón' de las obras

La constructura también rebajará un 50% la retribución de toda la alta dirección y un 30% la de los directivos

4 min

OHL ha planteado un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) sobre 1.300 trabajadores, alrededor del 7% de la plantilla, por causas económicas, organizativas y productivas, según ha informado este martes la constructora.

El ERTE afectará tanto a personal de las obras, como de la estructura. El número de empleados concretos que se incluyan se analizará durante el periodo de tres meses sobre el que se extenderá. En paralelo, el grupo que preside Juan Villar-Mir de Fuentes ha decidido reducir en un 50% la retribución de toda la alta dirección y en un 30% la del sector de directivos durante el periodo de duración del expediente.

Se trata de una decisión que se toma "de manera voluntaria y comprometida con la situación y el contexto actual provocado" por la pandemia del coronavirus. En un mensaje trasladado a los empleados, el consejero delegado de OHL, José Antonio Fernández Gallar, ha indicado que el ERTE constituye "una medida excepcional y limitada en el tiempo", que tiene como fin "adaptar la plantilla a las necesidades de la empresa". No obstante, a diferencia de la mayoría de ERTE que se han presentado por la crisis sanitaria, el de OHL no se ha justificado por fuerza mayor.

Cumplimiento del plan de negocio

El primer ejecutivo de la compañía ha pedido no obstante a los trabajadores "confianza en el proyecto de OHL de cara al cumplimiento de su plan de negocio", además de manifestar su "agradecimiento" por el "esfuerzo conjunto" que afrontan.

OHL aborda estas medidas ante la crisis generada por el coronavirus y el estado de alarma decretado para contenerlo, una situación que ha surgido mientras la compañía estaba inmersa en las negociaciones para dar entrada de la familia mexicana Amodio en su capital.

Operaciones pendientes

La constructora indicó el pasado mes de febrero, antes de que estallara la crisis, que encaraba 2020 como un "ejercicio de consolidación", en el que confiaba que sus ventas alcanzaran la cota de los 3.000 millones y el Ebitda, la de los 70 millones, así como lograr nuevos contratos por 3.000 millones. El grupo logró reducir en un 91% las pérdidas en 2019, el que constituyó su cuarto ejercicio consecutivo en números rojos, desde que inició el proceso de saneamiento y reestructuración.

Asimismo, en vísperas de la crisis, la compañía anunció que ultimaba un acuerdo para vender la participación del 49% que tiene en el 'Old War Office' de Londres, el proyecto de construcción de un hotel y viviendas de lujo en el edificio histórico del centro de la capital británica que en su día albergó el Ministerio de la Guerra del país. En concreto, indicó que había alcanzado un "acuerdo preliminar" de venta con el grupo indio Hinduja, su socio en este proyecto, que de esta forma se hará con el 100% del mismo.

Se trata de un proyecto similar al 'Proyecto Canalejas' que desarrolla en el centro de Madrid, en alianza al 50% con empresario israelí Mark Scheinberg, fundador de la firma de póker online 'Poker Stars' y que, en este caso, estaba ya a punto de abrirse y ponerse en servicio al inicio de la crisis