Menú Buscar
Esto es lo que oculta el fin del 'roaming'

¿Qué oculta el fin del 'roaming'?

Los expertos alertan de que la medida comportará un empeoramiento de la calidad del servicio y un aumento de precio

14.06.2017 00:00 h.
4 min

Pagar más por navegar por internet y hablar por teléfono tiene fecha de caducidad. El próximo 15 de junio se acaba la itinerancia o roaming. Así, entrará en vigor una medida muy esperada por los usuarios, en la cual las instituciones europeas hace años que trabajan.

Este verano, las personas que viajen a cualquiera de los 28 países miembros de la Unión Europea podrán llamar, enviar SMS o navegar por internet al mismo precio que si lo hicieran desde casa. Sin embargo, los expertos detallan que el fin de la itinerancia puede comportar efectos inesperados.

“Habrá una pérdida de calidad del servicio en zonas determinadas. Sobre todo, en los países que somos receptores de turistas nos encontraremos que en verano o en épocas de más afluencia de turistas, las redes estarán más cargadas”, comenta el profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicaciones de la UOC José Antonio Morán.

Infraestructura pobre

“La única solución que habrá en este caso es aumentar la capacidad de la red, pero los operadores no estarán muy por la labor y mucho menos en sitios de turismo estacional”, detalla. “Esto no interesa para nada a las operadoras, no mejorarán la infraestructura si no obtienen un beneficio”, añade la profesora de Estudios de Economía y Empresa de la UOC Neus Soler.

“La red debería tener un comportamiento neutral frente a los usuarios de la red, ya sean clientes habituales o turistas”, expone Morán: “Si no fuese así, las operadoras estarían incumpliendo con la neutralidad de red”.

¿Penalizaciones?

Loa que sí tendrán un sobrecoste son los viajes largos. “Si te vas de Erasmus a otro país y vives en otro sitio, lo más lógico sería que contrataras el servicio del país en el que estás”, subraya Soler. “Los países tienen tarifas bien distintas y la UE debe garantizar que no habrá fraudes o engaños en ese sentido”, añade.

De esta manera, la entendida matiza que, “pasados los cuatro meses, la compañía puede pedir que demuestres si realmente estás viviendo en el país que figuras vivir en un plazo máximo de 15 días”. Lo que no está nada claro, apunta Soler, es el sobrecoste de la picaresca.

¿Qué puede hacer la UE?

“Las instituciones europeas pueden hacer una supervisión de la evolución de precios aunque sería muy complicado demostrar que las subidas de precio fueran atribuidas únicamente y en exclusiva al roaming”, define Morán. “Es muy complicado que las instituciones puedan tomar medidas sobre una subida de precio”, dice.

“Hay cierta posibilidad de que, a la larga, la UE exija que se amplíe la red y mejore infraestructuras”, especifica Soler, “pero sería en una segunda fase muy larga”.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información