Menú Buscar
Sede en Málaga de Unicaja, que busca convertirse en el sexto banco de España tras absorber Liberbank, con el fondo Oceanwood echando cuentas

Oceanwood espera desde las Caimán la oferta de canje de Unicaja por Liberbank

El fondo confía en que los 230 millones que vale su 17% en el banco asturiano superen los 300 tras la integración, con lo que ofrezca la entidad andaluza y el intercambio accionarial

6 min

Mientras los bancos de inversión contratados por Unicaja y Liberbank ultiman el análisis de los respectivos balances, antes de que los respectivos consejos inicien oficialmente el proyecto de fusión por absorción del banco asturiano por la entidad malagueña, algunos de los accionistas de referencia esperan tranquilamente sentados a que la operación avance y se lleve a término para echar cuentas.

Un nuevo banco --algunos ya se han aventurado a apuntar el nombre de UniLiber para la entidad resultante-- que se convertiría en el sexto de España con activos valorados en casi 96.000 millones de euros. Lo que relegaría a Bankinter a la séptima posición.

La integración entre Unicaja y Liberbank sumaría el 4% de la cuota de mercado del sistema financiero español y contaría con una plantilla de casi 11.000 empleados sobre la que ya se descuenta que será necesario abordar un severo ajuste que afectaría al 23% de los trabajadores. Unos 2.500 menos que causarían baja por despidos directos o a través de prejubilaciones o bajas incentivadas.

Oceanwood, tres años esperando la compra

Entre esos accionistas ávidos de que la operación salga adelante está el fondo Oceanwood --segundo accionista de Liberbank, con casi el 17%-- que lleva esperando desde el minuto uno en que entró en el capital de este banco, en diciembre de 2015, a que fuera comprado. Sabedor de que en el envite saldrá especialmente beneficiado.

A diferencia de la agresiva estrategia que el fondo fundado en 2006 por Christopher Gate --un exgestor de Goldman Sachs participante en el comité de quiebra de Lehman Brothers-- siguió en los últimos meses de vida del Banco Popular, en Liberbank ha ido por derecho en su inversión, buscando ganar el mayor dinero posible pero aportando capital real y no limitándose a operar a corto buscando que los títulos cayeran, como hizo en el Popular en los meses previos a que el Santander lo comprara.

Acopio de acciones aprovechando la baja cotización

Desde que, en diciembre de 2015, la gestora de fondos londinense Oceanwood Capital comunicara a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que controlaba indirectamente casi 50 millones de acciones de Liberbank (equivalente al 1,83% del capital) y que contaba con derivados por otros casi 138 millones de acciones --hasta sumar un potencial 6,9%--, los movimientos del fondo británico fueron aumentando progresivamente, tanto en las acciones amasadas como en los instrumentos financieros.

Así, un año después, a finales de 2016, el capital de Oceanwood en el banco asturiano, dirigido como consejero delegado por Manuel Menéndez, superaba el 10%, entre acciones indirectas a través de fondos radicados en las Islas Caimán y de instrumentos financieros también en manos de estos vehículos radicados en el afanado paraíso fiscal del Caribe.

Segundo accionista en junio de 2017

El acopio de acciones, aprovechando la oportunidad puntual de grandes caídas bursátiles, provocaba que, en junio de 2017, Oceanwood se convirtiera en el segundo accionista de Liberbank --solo por detrás de la Fundación Caja Asturias-- al superar el 12% del capital. Tras el último movimiento notificado a la CNMV, en agosto de 2018, el fondo británico roza el 17% del banco asturiano.

Un paquete de más de 515 millones de acciones que, al cierre de la sesión bursátil del lunes, tiene una valoración superior a 230 millones de euros. Ya con plusvalías latentes, con esos 0,45 euros que valen los títulos, pero que serán más con la ecuación de canje que se determine en la operación de fusión por absorción planteada.

Citi se aventura con el canje

En un reciente informe de Citigroup, analistas del banco estadounidense se aventuraban a fijar que Unicaja ofrecería 0,52 acciones por cada uno los de los 3.066 millones de títulos de Liberbank, y que el precio, sumando el efectivo y el intercambio de acciones, estaría en torno a 0,58 euros por cada título del banco asturiano. 

Dando por buenos esos números, y a falta de saber el reparto de la entidad resultante --la opción del 56% en manos de Unicaja y el 44% restante para los accionistas de Liberbank se contempla como la más probable--, el fondo Oceanwood saldría del envite con una plusvalía latente superior al 30%. Otro fondo, el noruego Norges --el mayor fondo soberano del mundo-- también ha visto una oportunidad de hacer negocio en esta operación. Y, además, por partida doble. Ya ostentaba el 3,26% de Liberbank, pero en diciembre (al anunciarse oficialmente la apertura de las negociaciones) se apresuraba a adquirir el 3% de Unicaja.