Menú Buscar
Núria de Gispert, la xenófoba expresidenta del Parlamento de Cataluña, en un acto independentista / CG

La xenófoba Núria de Gispert hace caja con sus pisos turísticos

La expresidenta del Parlament, que atacó a Inés Arrimadas con insultos supremacistas, vende un bloque a inversores rusos y trata de colocar otro apartamento por más de 700.000 euros

12.06.2019 21:45 h.
9 min

Negocio en marcha. La xenófoba Núria de Gispert está haciendo caja con su cuantioso portafolio de pisos turísticos en Barcelona. La expresidenta del Parlamento catalán, que atacó con insultos supremacistas a Inés Arrimadas (Ciudadanos) --la ex jefa de la oposición en Cataluña--, ha vendido un bloque de viviendas vacacionales a inversores rusos. Ahora trata de colocar otro activo similar en el mercado por 725.000 euros.

El último cambio empresarial en el portafolio de la acaudalada familia De Gispert es la venta del primer piso del número 112 de la calle Girona de Barcelona. Este apartamento se ofrece en el lucrativo mercado de pisos turísticos de Barcelona. Se trata de una plaza inmejorable, pues el actual Plan Especial de Viviendas de Uso Turístico (Pehut, por sus siglas en catalán) ha hinchado el precio de las licencias hasta los 100.000 euros por autorización. No obstante, los De Gispert han sido demasiado avariciosos. Pusieron a la venta la vivienda de tres habitaciones y 104 metros cuadrados por 750.000 euros y la han tenido que bajar hasta los 725.000 por falta de éxito. "Aún está a la venta, siempre que exista la cobertura de un inversor", indican fuentes del sector inmobiliario.

"Buena época para vender"

Fuentes del mercado han enfatizado que se trata de "una buena época para desprenderse de un piso turístico". ¿Por qué? "Porque cuando lo colocas en el mercado, estás vendiendo una vivienda con una unidad productiva. Es como si colocaras un horno o un restaurante. Con el añadido de que se trata de un bien escaso, pues las licencias están congeladas. No se otorgan más", han indicado. "Una vivienda vacacional puede generar una facturación bruta que se mueve entre 20.000 y 40.000 euros al año. Por ello los precios han subido", ha agregado.

nuria gispert pisos turisticos
El piso turístico en venta de los De Gispert en Barcelona / CG

¿Hasta qué umbral? "Pues si cuando se aprobó el Pehut las licencias se movían en torno a los 30.000 euros, hay propietarios que ahora las colocan por 90.000 o 110.000 euros", ha explicado el también inversor. "El piso de los De Gispert no es excesivamente caro. Quizá sí salió ligeramente por encima de mercado. Pero se trata de una unidad en el barrio de la céntrica Dreta de L'Eixample, esquinero, con luz, tres habitaciones y 104 metros cuadrados. No es uno nuevo, pero el hecho de tener licencia lo revaloriza. El último ajuste a la baja debería ayudar a vender. Hay dueños que venden por más", ha razonado la misma fuente.

Colocados a inversores rusos

Esta operación no es la única que han acometido los De Gispert, que controlan un auténtico imperio inmobiliario dentro y fuera de Barcelona. Crític avanzó en 2015 que la estirpe de la xenófoba expresidenta del Parlament era dueña del bloque de pisos turísticos sito en el número 78 de la calle Freser, en el distrito de L'Eixample. Controlaba los seis pisos [según el Registro de Alojamientos Turísticos] por medio de su nombre y la sociedad L'Oreig Dos SL al 50%. Ello ha cambiado. En mayo de 2015, De Gispert entregó el activo a Privat Cunit SL, que pasó a gestionar el inmueble.

Bloque vendido por Núria de Gispert a inversores rusos en Barcelona / Google Maps

Preguntada por la cuestión, una fuente cercana a los seis alojamientos ha confirmado que la nueva propiedad es de nacionalidad rusa. Inquirida por más detalles, ha rechazado aportar más información. Según la información que figura en el Registro Mercantil, los De Gispert han puesto parte de sus antiguos pisos a buen recaudo. Oxana Nogeyra y Larisa Konovalova Zavialova están al frente de cuatro sociedades distintas vinculadas con la industria turística. Son Catalunya LLC 2015, de construcción; E-Lavincci 88, de gestión de casinos y salones de juego; Property Badajoz 10 SL, también de obra privada, amén de la propia Privat.

Gestión de 41 apartamentos

El imperio De Gispert no se acaba aquí. El hijo de Núria De Gispert, Xavier, está al frente de otra sociedad de gestión pisos turísticos. Barcelona For Rent administra 41 viviendas vacacionales. Pese a lo patriota que se muestra la expresidenta del Parlament, la empresa que gestiona su retoño --y administran de forma solidaria su marido, Javier Díez Escudero, y su hija, María De Gispert Escudero-- no está en catalán. Está orientada a los turistas de alto nivel, con cuidadas localizaciones en zonas premium como la Sagrada Familia, Les Corts, El Born o Vila Olímpica. La familia, o Barcelonaforrent Apartments SL, su sociedad mercantil, ofrece servicios como pick-up en el aeropuerto de Barcelona-El Prat, concierge 24 horas o una guía gastronómica.

nuria gisper pisos turistics
Apartamento de 200 euros la noche gestionado por Xavier De Gispert, hijo de la expresidenta / CG

Los pisos que gestiona la familia De Gispert son coquetos. ¿Ejemplos? El The Living Apartment, ubicado en la confluencia de las calles Bailén con Valencia, en la Dreta de L'Eixample, una de las zonas más solicitadas por los turistas. Cuesta 100 euros por noche fuera de temporada alta, aunque convive con otras viviendas no turísticas en el mismo bloque. Otros activos del mismo portafolio que comercializa Xavier De Gispert están en el mercado de vivienda vacacional por 200 euros la noche, con el check-in a las 15:00 horas y el check-out antes de las 11:00 horas de la mañana.

De Gispert 'mojó' con la liberalización de CiU

En este sentido y pese a que Núria De Gispert era propietaria y gestora de un abundante número de viviendas vacacionales, no se recuerdan declaraciones contrarias o la inhibición de la exdiputada y presidenta del Parlamento de Cataluña cuando el expresidente catalán, Artur Mas, aprobó la Ley Ómnibus que redujo trabas a los pisos turísticos a finales de 2011. El texto eliminaba parte del control municipal a las viviendas vacacionales que impuso el gobierno tripartito de PSC, ERC e ICV-EUiA en la legislatura anterior. Precisamente, la izquierda alertó en ese momento de la "liberalización" del sector que pretendía CiU.

Núria de Gispert era diputada y, a la vez, presidenta del Parlamento catalán con la extinta Convergència i Unió. No se conocen aclaraciones públicas de la exelecta pese a que la normativa eliminaba hasta 27 preceptos de la Ley del Derecho a la Vivienda, incluyendo los que reconocían la existencia de la vivienda vacacional, en aquel momento muy presente en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona, e imponía trabas a su operación, como licencias municipales para operar. No fue hasta finales de 2014 que el entonces alcalde de Barcelona, Xavier Trias, también de CiU, tuvo que decretar una moratoria de nuevos permisos ante la avalancha de peticiones. Ello, paradójicamente, también ha beneficiado a De Gispert, que ha visto como sus activos se han revalorizado.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información