Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de Caixabank, Jordi Gual (izq.), y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar / EP

El nuevo Caixabank ganó en torno a 1.440 millones en 2020

La entidad calcula por primera vez el resultado proforma del banco resultante de la absorción de Bankia para establecer el dividendo acorde con los límites impuestos por el BCE

3 min

El banco resultante de la absorción de Bankia por parte de Caixabank hubiera logrado un beneficio en torno a 1.440 millones de euros en el pasado ejercicio. Se trata de la primera vez que alguna de las dos entidades, en este caso Caixabank, calcula el resultado proforma (es decir, como si ambas sociedades ya estuvieran integradas), con el fin de establecer un dividendo con cargo a las cuentas de 2020 que cumpla con los límites impuestos por el Banco Central Europeo (BCE).

Tras la publicación de los resultados del ejercicio que acaba de terminar, Caixabank ha comunicado la decisión por parte del consejo de administración de proponer a la junta el reparto de un dividendo de 2,68 céntimos de euro por acción. Se abonará una vez que se haya producido la integración con Bankia, como acordaron ambas entidades.

Cálculo del dividendo

Toda vez que el BCE ha limitado la remuneración al accionista al 15% del beneficio, el grupo financiero ha empleado como base el resultado proforma de la entidad resultante, ya que el dividendo será ya abonado a los socios del nuevo Caixabank, incluidas las acciones que emitirá para atender el canje con los títulos de Bankia.

El consejero delegado (qeu mantendrá su cargo), Gonzalo Gortázar, ha confirmado la cifra en la presentación de los resultados ante los medios. Se ha mostrado convencido de que el próximo año la entidad, ya integrada, podrá incrementar la remuneración al accionista.

"La limitación desaparecerá"

“Sabemos que la limitación del BCE va a desaparecer; al final, el pay-out es un mero porcentaje, lo que tenemos que hacer es hacer nuestro trabajo lo mejor posible, integrar Bankia lo antes posible y así tendremos mejores resultados y un mejor dividendo”, ha respondid a las perguntas de los periodistas. 

Gortázar ha admitido que 2021 será un año también “muy duro” por el impacto de la crisis, aunque se ha mostrado optimista por las cuentas que ha sido capaz de presentar pese al complicado entorno de 2020.

Morosidad controlada

De hecho, el ejecutivo ha puesto en valor el hecho de que la ratio de morosidad de Caixabank ha cerrado 2020 en un 3,3%, cuando sus propias previsiones apuntaban a una cifra de hasta el 5%. “Pensamos que el pico de la morosidad va a llegar en el segundo semestre de 2021 pero la tasa no va a estar muy alejada de las actuales”.

El consejero delegado de la entidad ha recordado que esperan un rebote de la economía española en torno al 6% en 2021, lo que hará que mejore la situación de las empresas. “Además, el conjunto del sector empresarial está mucho menos apalancado que en la anterior crisis”, ha apuntado.