Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
César González-Bueno, consejero delegado de Banco Sabadell, durante su primera junta de accionistas / BANCO SABADELL

Una nueva comisión tutelará la estrategia de González-Bueno en el Sabadell

El presidente del banco, Josep Oliu, que pasa a ser no ejecutivo, estará al frente de la recién creada comisión de Estrategia y Sostenibilidad

5 min

Banco Sabadell encara su nueva etapa con algunos cambios en lo que a su gobernanza se refiere. El nuevo consejero delegado, César González-Bueno, aglutinará el poder ejecutivo tras la decisión de desproveer a la presidencia de este carácter, aunque sus decisiones estratégicas serán tuteladas por una comisión de nueva creación.

Así lo ha explicado el presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, en la junta de accionistas de la entidad, en la que ha detallado que la comisión encargada de esta labor se denominará de Estrategia y Sostenibilidad, al frente de la cual estará él mismo.

Adaptación de la gobernanza

En su discurso ante los accionistas, Oliu se ha referido a los cambios aprobados a finales de año en la estructura del banco, como consecuencia de la marcha de Jaime Guardiola, consejero delegado desde 2007. “Se configura la presidencia como no ejecutiva”, ha recordado el veterano banquero, que ha atribuido la medida a la conveniencia de adoptar la estructura de gobierno de la entidad a las líneas marcadas desde la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) para las mejores prácticas en las entidades cotizadas.

Sin embargo, Oliu también ha explicado que su nuevo desempeño incluirá “coordinar las actuaciones del consejo asegurando en todo momento los adecuados contrapesos a la dirección ejecutiva”, que pasará a estar en manos de González-Bueno, cuya designación efectiva se produjo la pasada semana tras el visto bueno del Banco Central Europeo (BCE).

Caminar en solitario

Precisamente, Banco Sabadell ultima el diseño de un nuevo plan estratégico, en el que González-Bueno trabaja desde su elección como sustituto de Guardiola, a finales del pasado año, una vez que se frustró el intento de fusión con el BBVA, al que Oliu se ha referido de pasada en la junta, sin mencionar específicamente a la entidad que preside Carlos Torres, y que ha insistido en que se desestimó “por razones económicas”.

El presidente del Sabadell ha insistido en el mensaje que ha dado desde entonces respecto a la decisión de caminar en solitario pese a que ha admitido que el escenario combinado de la pandemia del Covid-19 y los tipos de interés en negativo aún por un largo tiempo “generó dudas en el mercado acerca de la capacidad o de la oportunidad del banco para seguir en solitario”.

Despedida de Guardiola

Así, Oliu ha asegurado que, hoy por hoy, no tiene “atractivo acometer operaciones de consolidación”, al tiempo que ha ratificado la apuesta de la entidad por crecer en el mercado español, un mensaje que se ha mantenido desde el instante en que se desechó la opción de fusionarse con el BBVA.

La junta también ha sido el escenario de la despedida de Jaime Guardiola, que ha repasado los principales hitos del pasado ejercicio, marcado por las dificultades de la crisis del coronavirus y las notables provisiones realizadas por la entidad para reforzar su capital y su solvencia. El que fuera consejero delegado de la entidad desde 2007 ha deseado “la mejor de las suertes” a su sucesor.

Tres divisiones

Éste, en su primera junta de accionistas, ha descrito brevemente la nueva estructura del banco, que se dividirá en tres áreas (particulares, empresas y corporativa), con sus cuentas de resultados por separado, como explicó la entidad la pasada semana.

González-Bueno ha asegurado que "la nueva estructura organizativa es una estructura más plana", para facilitar la promoción del talento interno, además de más ágil para asegurar que se da una respuesta a las necesidades de los clientes.