Menú Buscar
Un avión de Norwegian en el aeropuerto de Londres-Gatwick

Norwegian, la mejor aerolínea 'low cost' de Europa, invade Estados Unidos

Las compañías aéreas tradicionales del país americano y los sindicatos temen que la compañía noruega les gane terreno con viajes transatlánticos más competitivos

4 min

Norwegian Air ha sido nombrada la mejor aerolínea europea de bajo coste por cuarto año consecutivo por la página web de consumidor de la aviación Skytrax.

Y este éxito imparable de la compañía, que también se ha llevado a casa el premio al mejor recorrido de largo alcance low cost, amenaza a las aerolíneas tradicionales de Estados Unidos, según informa Business Insider.

Durante el Salón Aeronáutico del pasado martes en Farnborough (Reino Unido), el CEO de la compañía, Bjorn Kjos, confesó que dichos galardones les daban “empuje” para sus “ambiciosos planes de expansión en Europa, Estados Unidos y más allá”.

Norwegian hace sentir su presencia

La expansión de la filial noruega en Estados Unidos ha alterado los ánimos al otro lado del Atlántico. Su consolidación representaría un cambio en la industria aeronáutica de tal calibre que se encuentra con la “oposición frontal” de las aerolíneas estadounidenses y de los sindicatos del sector.

Los argumentos que arguyen las compañías de Estados Unidos es que Norwegian podría explotar las leyes laborales extranjeras, pero desde el portal económico apuntan a que la “verdadera” preocupación tendría que ser por el tipo de red internacional que están intentando crear. Mucho más competitiva.

Laxitud contractual

En abril, el Departamento de Transporte de los Estados Unidos aprobó provisionalmente la aplicación irlandesa de la aerolínea para volar en el país. El dilema radica allí. En que una aerolínea llamada “Noruega” tenga sede en Irlanda.

La filial estadounidense de Norwegian Air es de las pocas que opera bajo la bandera de Noruega. A diferencia del resto de la compañía, incluyendo Norwegian Air Shuttle. Esto, afirman los críticos, permite a la aerolínea aprovecharse de las leyes de empleo de Irlanda, que son mucho más laxas que las de Noruega. Como resultado, añaden, la filial podría contratar a los pilotos y el resto de miembros de la tripulación por un menor coste e incurrir en “competencia desleal” en los viajes transatlánticos a Asia.

Desde la compañía se defienden alegando que ninguna de sus tripulaciones con sede en Asia operará en vuelos con origen o destino en los Estados Unidos. Además, el diferencial salarial entre los pilotos con base en Europa y Asia de la aerolínea es más o menos del 1%, según afirmó el portavoz de Norwegian Air, Anders Lindstrom a Business Insider.

El grande teme al pequeño

Lo más sorprendente de la disputa es que está sucediendo pese a que la aerolínea escandinava es muy pequeña, con una flota de solo 10 Boeing 787 Dreamliner.

Las principales aerolíneas de Estados Unidos y sus socios de la alianza europeos tienen más de 1.000 aviones de fuselaje ancho de larga distancia a su disposición y son responsables de más del 80% del tráfico a través del Atlántico.