Menú Buscar
Exterior de la fábrica de Nissan en la Zona Franca de Barcelona / EUROPA PRESS

Nissan recibe cuatro ofertas internacionales para adquirir su planta de Barcelona

Dos fabricantes de baterías y dos de coches se interesan por las instalaciones que la multinacional quiere cerrar a finales de 2020

2 min

La negociación entre los trabajadores y la dirección de Nissan por el futuro de la fábrica de Barcelona sigue encallada transcurridas tres semanas de consultas. Sin embargo, un nuevo factor podría alterar el cierre anunciado de la planta barcelonesa.

Hasta cuatro empresas internacionales --dos fabricantes de vehículos y otras dos de baterías para coches eléctricos-- se han interesado por las instalaciones que la compañía tiene previsto clausurar en los próximos meses.

Fabricantes europeos y chinos

La materialización de estos proyectos, aún en una situación muy embrionaria, permitiría mantener el nivel de empleo de la factoría automovilística, donde trabajan más de 2.500 personas, según avanza el diario El Economista.

Los dos fabricantes de coches que han mostrado su interés por ocupar las instalaciones de la Zona Franca son de China, mientras que los productores de baterías son europeos.

Papel clave de Foment

Estas conversaciones se están llevando a cabo en el marco de la Mesa de la Automoción y la Movilidad de Cataluña, que ha impulsado la patronal Foment del Treball precisamente para salvar la actividad de la marca nipona.

Su presidente, Josep Sánchez Llibre, se ha mostrado optimista en las últimas semanas de cara a que surjan oportunidades industriales que aseguren la continuidad de Nissan y refuercen a Barcelona como gran polo de atracción de la automoción.

Siguen las negociaciones

La dirección de Nissan volverá a reunirse mañana con la representación sindical para negociar el cierre de las plantas catalanas con la mediación de la Generalitat.

El acuerdo, sin embargo, parece por ahora improbable. Los sindicatos piden a la empresa que retire el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para seguir negociando, mientras que los patronos solo se muestran dispuestos a no ejecutar despidos hasta el 20 de diciembre y aplazar el cierre fabril al verano de 2021.