Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fábrica de Nissan en Barelona / COCHE GLOBAL

Nissan pierde 2.310 millones entre abril y junio

La compañía automovilística reduce su facturación a la mitad como consecuencia del parón de actividad y ventas por el coronavirus

3 min

Nissan registró unas pérdidas netas de 285.600 millones de yenes (unos 2.310 millones de euros) entre abril y junio de 2020, periodo que corresponde con su primer trimestre fiscal. En este mismo tiempo del ejercicio anterior, la compañía tuvo unos beneficios de 51 millones de euros. 

Los ingresos de Nissan han sufrido un notable retroceso debido, según señala la automovilística, a la paralización derivada de la pandemia del coronavirus. En los tres primeros meses de su año fiscal, la multinacional consiguió una facturación de 1,17 billones de yenes (9.463 millones de euros), la mitad de lo ingresado en el mismo periodo del año anterior. También las matriculaciones cayeron hasta casi la mitad (47,7%), hasta los 643.000 vehículos en todo el mundo.

 Actividad suspendida por pandemia

 La compañía, que se encuentra en pleno plan de reestructuración de su red industrial --con el cierre de plantas como las de Barcelona--, decidió paralizar la actividad de varias fábricas de producción en todo el mundo para "limitar la propagación del Covid-19" entre sus trabajadores. El trabajo industrial se fue reanudando de forma gradual, pero siempre "por debajo de su capacidad debido a las menores ventas", asegura Nissan.

Las pérdidas operativas de la automovilísitica nipona se situaron en los 1,2 millones de euros, en comparación con los 12,9 millones que ganó un año antes, lo que sitúa su margen operativo en el -13,1%.

Pérdidas anuales superiores a los 5,4 millones

Las previsiones de Nissan para el cierre del ejercicio actual (abril 2020-marzo 2021) estiman que la compalía registrará unas pérdidas de 670.000 millones de yenes, unos 5.426 millones de euros al cambio. Los ingresos se situarán alrededor de los 7,8 billones de yenes, más de 63.100 millones de euros, con una reducción de la facturación de un 20% respecto al ejercicio anterior.

Además, la firma nipona registrará unas pérdidas operativas de 470.000 millones de yenes (3.806 millones de euros), en comparación con los 40.469 millones de yenes (327 millones de euros) que perdió un año antes.

Destacadas en Business