Menú Buscar
Vista aérea de la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona, donde se aplicará un ERE a finales de abril / NISSAN

La cúpula de Nissan pide unos ‘meses’ para asegurar el futuro de Barcelona

El comité de empresa del grupo ha encendido las alarmas por la bajada en las líneas de producción en la Zona Franca que también afecta a Montcada

02.10.2018 18:30 h.
4 min

Nissan Motor Ibérica encara un final de año clave para marcar el futuro del grupo de automoción. El inicio del nuevo curso ha implicado el fin de la fabricación del modelo Pulsar y de la versión familiar de la furgoneta NV200 en la línea 1 de la planta de la Zona Franca. La bajada en la carga laboral ha encendido las alarmas de los trabajadores, que amenazan con abrir un conflicto laboral. El máximo responsable de producción de la alianza Renault Nissan Mitsubishi, José Vicente de los Mozos, ha pedido calma ante esta situación.

Ha asegurado en declaraciones a la web Coche Global que la dirección de grupo ultima un plan para hacer frente a la baja producción de la planta. Asegura que estará listo “en unos meses” y que tienen claro que deben hacer frente a la “compleja y delicada” situación de los centros de trabajo en Cataluña. Tanto de la histórica factoría de la Zona Franca como de la planta de componentes de Montcada i Reixac.

Apoyo de la plantilla

De hecho, el directivo ha sido nombrado máximo responsable de buscar una solución al bajo nivel de actividad actual. “Soy consciente de que en Barcelona hay un problema de actividad”, indica De los Mozos.

Asegura que cuando la hoja de ruta esté definida, la filial española requerirá del apoyo de “todos los implicados en el tema” para conseguir llevarla a cabo. Esto implica también a los trabajadores de la compañía. El directivo asegura que se trata de una responsabilidad compartida entre “diferentes instituciones, agentes sociales y la propia empresa”.

La pick up, su fortaleza

Manda incluso un mensaje con el que intenta dar tranquilidad a la plantilla de Nissan en Barcelona. “Tiraremos del mismo carro para sacar a la planta de Zona Franca de esta situación”, señala. El optimismo de sus palabras se justifican por el modelo que en estos momentos está en producción en este centro de trabajo.

De los Mozos asegura que el principal activo de la planta catalana es que fabrica “un pick up para Nissan, Mercedes y Renault”. Se trata de un modelo con muchos mercados potenciales, hecho que casi asegura su continuidad.

Una factoría anticuada

El estado de las instalaciones de la factoría son su principal debilidad. “Tenemos una fábrica que es un poco vieja”, reconoce el directivo. Por lo que se requerirían más inversiones para poder poner al día las líneas de producción. Aunque la multinacional japonesa no contempla por ahora reforzar su centro productivo en España. También antes de verano dejó claro que la prioridad del grupo de automoción son otros mercados.

“Tendremos que estudiar todo esto para ver como lo hacemos”, ha sentenciado De los Mozos desde el Salón del Automóvil de París. Están en juego la continuidad de 4.000 empleos tanto en el centro de trabajo de la Zona Franca como la de Montcada.