Menú Buscar
Interior de la fábrica de Nissan en la Zona Franca de Barcelona / EFE

Nissan despedirá a 600 trabajadores en Cataluña

La dirección de la automovilística confirma que presentará un ERE que afectará al 20% de su plantilla en la Zona Franca y Montacada

12.04.2019 13:53 h.
3 min

La dirección de Nissan en España ha confirmado este viernes que en los próximos días presentará un Experdiente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 600 personas en las plantas de la Zona Franca y Montacada. Es decir, el 20% de su plantilla en Cataluña.

Este será el punto de partida de un ajuste en que la dirección del grupo ya ha avanzado que priorizará las “medidas de carácter voluntario y un plan de prejubilaciones”. Incluso ha puesto sobre la mesa las condiciones básicas que recibirán los trabajadores que se acojan a esta iniciativa, que implica quedarse con el 80% del salario neto hasta que lleguen a los 63 años. Este porcentaje no llega al 90% que se aplicó en regulaciones anteriores.

Inversión de 70 millones

La empresa asegura en un comunicado que la nueva reducción de plantilla en las factorías de Nissan en Cataluña asegurarán la “competitividad y sostenibilidad” de estos centros de trabajo. En contrapartida, asegura que invertirá 70 millones en una planta de pintura de última generación que cumplirá con los requisitos medioambientales que se demandan.

Con todo, esta inyección de fondos para mejorar las instalaciones está condicionada a que se cumpla con los ajustes de costes productivos que se aplicarán con el ERE.

Negociación forzosa

La negociación sobre el número de afectados finales y las condiciones en las que se producirán los despidos se iniciarán a finales de abril. La dirección de Nissan Motor Ibérica ha dado un plazo de 14 días a los sindicatos para  constituir la mesa de debate.

Los sindicatos de la automovilística esperaban el anuncio oficial de la reestructuración en el grupo, que tildan de “unilateral”. Cabe tener en cuenta que este jueves ha concluido sin acuerdo el plazo fijado por la empresa para cerrar un ajuste de plantilla que se defendía como necesario para garantizar el futuro de la factoría en un momento de gran competitividad dentro del grupo para hacerse con más adjudicaciones desde Japón.

Se advirtió que las plantas catalanas necesitaban mejorar en competitividad y que la amortización de empleos era un requisito indispensable, así como congelar los salarios y reducir las subidas. Todas estas cuestiones se abordarán en la mesa de negociación del ERE.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información