Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La consejera delegada de New Balance Ibérica, Anna Scheidgen, junto a su hija Ángela en los juzgados de Plaza de Castilla en Madrid |Dani Sanchez

New Balance España comparece ante el juez tras ser imputada por coacciones y abuso de poder

El magistrado ha sentado en el banquillo a Anna Scheidgen, antigua consejera delegada, junto a su hija Ángela Scheidgen, actual CEO de la compañía

3 min

New Balance España ha comparecido ante el juez tras ser imputada por coacciones y abuso de poder. El magistrado ha sentado en el banquillo a la que había sido consejera delegada, Anna Scheidgen, y a su hija, Ángela Scheidgen, actual CEO de la compañía y antigua directora de operaciones en España y Portugal.

Ambas han sido acusadas de haber intentado hacerse con las sociedades que proyectó la marca en España y Portugal, después de que las empresas Experience Store S.L y Experience Store Outlet presentaran una querella criminal contra New Balance y sus directivos en España.

Coacciones y abuso de poder

Se les acusa de haber cometido un delito de coacciones, otro contra el mercado y los consumidores por el descubrimiento y utilización de secretos de empresa, así como de un delito contra el mercado por abuso de posición dominante.

Finalmente, el juez ha decidido aplazar las diligencias para profundizar más en ellas y definir cuáles son los delitos que deben investigarse.

Qué dice la querella

La querella relata como ambas empresas, encargadas de promocionar a New Balance desde 2016, se sienten “traicionadas y sometidas a presiones” para vender a un precio reducido su estructura comercial.

Para conseguirlo, la empresa norteamericana habría dejado de suministrar productos e infraestructura a estos dos distribuidores para causarles tal ahogo económico que les obligase a vender su red de distribución por un precio menor. 

Acceso a datos confidenciales

Según figura en el documento, Anna Scheidgen y su hija habrían accedido a datos confidenciales de las dos empresas bajo la propuesta de comprar a precio de mercado la red comercial de los distribuidores.

La idea consistía en dominar económicamente a ambas sociedades para obligarlas a desprenderse de su estructura que cuenta con una decena de tiendas y una cartera comercial valorada en unos 30 millones de euros.

Por el momento, New Balance sigue sin suministrar productos a las dos compañías, lo que podría abocaralas a un concurso de acreedores. Sus tiendas están cerradas y a la espera de que el juez y la Fiscalía tomen una decisión.