Menú Buscar
La factoría de Nestlé en Girona, el centro de trabajo que irá a la huelga el próximo jueves para reclamar su covenio colectivo / NESTLÉ Girona

La plantilla de Nestlé convoca la primera huelga en 18 años en la planta de Girona

Frenarán la producción 24 horas para reclamar a la multinacional suiza que dé su brazo a torcer y acepte sus propuestas en la negociación del convenio colectivo

5 min

La factoría de Nestlé en Girona ha convocado una huelga de 24 horas el próximo jueves. Será la primera vez en 18 años que tenga lugar un paro en el centro de trabajo catalán cuyo objetivo será denunciar el enroque de la negociación del convenio colectivo. Los sindicalistas explican que, tras nueve meses de debate, se ha llegado a una situación de bloqueo que pretenden revertir con el freno de la producción.

Hay unanimidad de los sindicatos con representación en el grupo en la convocatoria de la huelga, aunque con matices. CCOO Industria ha emitido un comunicado en el que se aplaude los avances en “varias materias negociadas”, pero carga contra la cúpula de Nestlé España, encabezada por Jacques Reber, por no atender sus demandas en los aspectos más delicados del documento que estructura las relaciones laborales en la compañía.

Más salario y menos horas

Este sindicato exige que la dirección “haga una nueva propuesta” a la mesa de negociación que aborde tanto un incremento de las retribuciones como una rebaja de la jornada laboral anual. Por ahora, la multinacional suiza se ha avenido a subir los salarios fijos de Girona el 1,5% y ha estipular que cada empleado debe trabajar 1.776 horas al año.

CCOO remarca que la revalorización media en los convenios del sector en el territorio se situó en el 2,25% en 2018, una cifra que dista de la propuesta de Nestlé. Además, recuerdan que en el convenio anterior la plantilla ya hizo un esfuerzo y aceptó la revisión al alza del 0,3%. Fue uno de los porcentajes más bajos que se fijaron en la zona que permitió al grupo capear la crisis del consumo que aún se daba en los últimos años de la crisis.

Convenio anterior

El último convenio colectivo del centro de Girona estuvo vigente de 2015 a 2017. “Ahora es necesaria una mejora sustancial del incremento fijo para el nuevo convenio que compense la pérdida del poder adquisitivo de estos últimos años”, señala el sindicato en el mismo comunicado.

CGT, por su parte, señala que en los últimos ocho años los trabajadores del centro de trabajo han perdido poder adquisitivo. También critica que se aplique el “modelo productivo japonés TPM” que busca “maximizar la producción”, hecho que lleva a que se “sobrecargue con nuevas tareas, sobretodo administrativas (indicadores, análisis, coachings, evaluación de competencias, infinidad de reuniones..)” que no se remuneran. Por todo ello, advierten de que el conflicto laboral irá a más.

Propuesta de la dirección

Los portavoces de la dirección de Nestlé muestran su respeto por la decisión que se ha tomado en la asamblea de trabajadores del grupo, aunque lamentan que se haya llegado a este extremo. Señalan que el viernes pasado se mantuvo el último acto de mediación para evitar el paro y repasan las mejoras tanto retributivas como sociales que están sobre la mesa de los sindicatos.

Entre ellas, la subida de la parte fija de los salarios y la implementación de otro 2% “vinculado a los objetivos de la empresa” que también se aplicaría para los trabajadores de producción. A ello se le sumarían varias mejoras en los permisos retribuidos, incrementar en una semana las bajas de maternidad y paternidad, facilitar la excedencia por los cuidados de un menor o un familiar y “más flexibilidad en los horarios partidos”.

Exportación del 75% del producto

Respecto a las demandas de los trabajadores, aseguran que no se pueden asumir porque “ponen en riesgo la competitividad de la fábrica”. La factoría de Nestlé en Girona es uno de los centros de producción europeos de referencia en el segmento del café. Exporta el 75% de la producción a 70 países distintos, por lo que un freno en la producción tendría un impacto internacional.

La división facturó 1.358 millones de euros al cierre de 2017, el último año en que se han divulgado los resultados del grupo. Implica una caída del 1,8% respecto al ejercicio anterior que se justificó por la subida de los precios de algunos productos.