Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una cotización de Naturgy en la Bolsa de Madrid / EFE

Naturgy sufre un duro castigo en bolsa tras el anuncio de su escisión

Las acciones de la energética arrastran pérdidas superiores al 9% en los primeros minutos de la sesión pese a la buena acogida inicial que tuvo el jueves el anuncio del ‘proyecto Géminis’

3 min

Revolcón bursátil para Naturgy tras el anuncio de su escisión. Las acciones de la compañía acumulan un retroceso superior al 9% en los primeros compases de la jornada del viernes, un comportamiento que contrasta con los avances registrados a última hora del jueves, cuando el mercado ya tenía detalles del llamado proyecto Géminis.

Tras cerca de dos horas de contratación, las acciones del grupo que preside Francisco Reynés habían perdido la referencia de los 26 euros y su capitalización se reducía de un plumazo cerca de 2.800 millones de euros.

Primera reacción positiva

A través de un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Naturgy hizo pública este jueves la decisión del consejo de administración de poner en marcha un proceso para dividir la compañía en dos sociedades cotizadas que aglutinaran los activos de generación y clientes, por un lado, y de redes y distribución (esto es, los negocios regulados), por el otro.

La medida se conoció aún con el mercado abierto y la primera reacción de los inversores fue notablemente positiva, con una subida prácticamente súbita, en torno al 3,5%, que situaba la acción cerca de los 29 euros. Posteriormente, el comportamiento alcista se moderó y Naturgy concluyó la sesión con avances del 1,72%, hasta 28,4 euros por título.

Operación con riesgo

“El jueves el mercado apenas tuvo tiempo para reaccionar y hacer números de la operación. La respuesta real se está viendo ahora”, señala un analista del sector, que apunta a que la escisión podría tener como consecuencia la salida de algunos accionistas de referencia.

“No deja de ser una operación con cierto riesgo, el apetito inversor no va a ser igual para las dos sociedades. Al final, el mercado va a terminar por discriminar y, aunque no sea esa la intención del proyecto, va a haber una ‘Naturgy buena’ y una ‘Naturgy mala’”.

El factor incertidumbre

Otros analistas señalan que la operación ha sorprendido al mercado, dado que ha ido un paso más allá de lo que están haciendo las empresas del sector, a la hora de poner en valor sus negocios, especialmente los relacionados con las energías limpias.

“No se trata de un simple spin-off de una división, sino completo, de toda la compañía; tiene un componente de incertidumbre que los mercados asumen con mucha dificultad”.