Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sede de Naturgy en Madrid / EP

Naturgy prevé que la electricidad suba un 36% este año

La energética emplea la estimación para actualizar la valoración de sus activos y participadas

6 min

Los precios de la electricidad batirán de nuevo de todos los récords en 2022 tras un ejercicio en el que se pulverizaron de forma reiterada los máximos de todos los tiempos. Al menos, esos son los cálculos con los que trabaja Naturgy, uno de los principales operadores del sector, que prevé que el precio medio del pool se irá hasta los 152 euros por megawatio/hora (MW/h) en el año que acaba de empezar. Es decir, un 36% más que la cifra registrada en 2021.

El pasado ejercicio, diversos factores como la subida de los precios de las materias primas y de los derechos de emisión de CO2, así como la abrupta recuperación de la demanda tras la crisis del coronavirus provocaron tensiones inéditas en los mercados mayoristas de la electricidad. Especialmente en la segunda mitad del año, lo que disparó el precio medio en su conjunto hasta los 111,4 euros por MW/h.

2021, año de récord

Esta cifra supone un incremento de algo más del 141% respecto al promedio de los últimos cinco años, que se situaba en el entorno de los 46 euros por MW/h, de acuerdo con los datos del asesor energético Grupo ASE.

La factura de la luz tocó techo en 2021 / EP
La factura de la luz tocó techo en 2021 / EP

Naturgy incluye sus estimaciones sobre el precio del denominado pool eléctrico en su informe anual correspondiente a 2021. El documento que la cotizada ha publicado tras dar a conocer sus resultados del pasado ejercicio.

Reversiones de deterioros

En él, detalla una serie de ingresos contables obtenidos como consecuencia de las reversiones de deterioros registrados el pasado año, relacionados principalmente con su actividad de generación hidraúlica y también con el acuerdo que supuso su salida del negocio de Unión Fenosa Gas en Egipto.

Para determinar esas reversiones, Naturgy se ha basado en unas proyecciones que incluyen estimaciones sobre los precios energéticos a largo plazo. En concreto, en lo que queda de la presente década.

Moderación hasta 2027

Dichas previsiones “se han calculado con los modelos que cruzan la demanda esperada con las previsiones de la oferta, considerando la evolución previsible del parque de generación en España, en base a las previsiones sectoriales y a la evolución del escenario energético en base a las curvas de futuros y a previsiones de analistas”, según refiere Naturgy en el citado informe.

Así, para 2023 Naturgy espera un notable descenso del precio medio del pool, que se situaría cercano a 81 euros por MW/h, lo que supondría un descenso del 46% en relación con el cálculo para el presente año. La compañía prevé sucesivos descensos, ya mucho más moderados, hasta un suelo de 56,7 euros en 2027. En cualquier caso, un dato superior a la media del último lustro, pese a la creciente penetración de las energías renovables en el mix eléctrico.

Derechos de emisión al alza

Respecto al gas natural, cuyo comportamiento ha sido también extremadamente volátil, Naturgy prevé estabilidad para los próximos años. El elemento que seguirá provocando tensiones inflacionistas será el precio de los derechos de emisión de gases contaminantes, para el que la energética también prevé una notable subida en 2022, en torno al 45%, y que alcance los 84,6 euros por tonelada en 2030, frente a los poco más de 53 euros que registró en 2021.

Una gasinera pública de gas natural licuado / EP
Una gasinera pública de gas natural licuado / EP

Las estimaciones de Naturgy confirman los pronósticos de diversos expertos que, ya en la recta final del pasado año, auguraron que la inflación energética se prolongaría a lo largo de 2022.

Medidas del Gobierno

Cuando se inició la espiral alcista de los precios de la electricidad, las principales empresas del sector calcularon que el escenario se prolongaría hasta el primer trimestre del presente ejercicio. Sobre todo, con la base de lo que por entonces indicaba el mercado de futuros.

Incluso el Gobierno también se apuntó a este planteamiento y situó en ese punto el límite temporal de las medidas provisionales que adoptó para tratar de paliar los efectos de la subida en el recibo de los consumidores. Entre otras, la aplicación del IVA reducido del 10% en la factura y la supresión temporal del impuesto a la generación eléctrica. Una escalada que, por ahora, continuará.