Menú Buscar
Asistentes al MWC de 2015 en la entrada del recinto Gran Vía de Fira Barcelona.

MWC16: Hamilton compite en una feria tecnológica contra Zuckerberg, el 5G y los wereables

El congreso más importante en Europa da el disparo de salida ‘oficioso’ este domingo en Barcelona con más de 94.000 asistentes esperados, una polémica huelga de metro convocada y la creciente seguridad en la ciudad

Cristina Farrés/ Ana Portolés
8 min

Ha llegado. Desde este domingo, Barcelona contará con unos 94.000 habitantes más con un perfil común: geeks, empresarios y grandes nombres del sector tecnológico de todo el mundo toman la ciudad llamados por un evento que se espera que riegue con más de 460 millones de euros la capital catalana, el Mobile World Congress (MWC). Mobile is everything (móvil es todo) es el lema de la edición de este año. De entrada, es everywhere (en todas partes) de la ciudad. Los hoteles han colgado el cartel de completo y la lista de reservas en los restaurantes de bandera son destacadas.

El disparo de salida del MWC es la presentación de dispositivos este domingo en macroeventos de prensa. El de Samsung es el más esperado, ya que dará a conocer los terminales Samsung Galaxy S7 y S7 Edge (con la pantalla curvada) que plantarán cara a la nueva generación de iPhones. Huawei mostrará el nuevo smartphone más importante de su cartera, el Huawei P9, y lanzará algún nuevo wearable. Otra moda del congreso, dispositivos como relojes a gafas con conexión a Internet.

Presentaciones de dispositivos

LG también presentará su nuevo dispositivo estrella, el LG G5, con un diseño exclusivo que podría recuperar de nuevo la doble pantalla y mejorar la calidad de las cámaras; Sony dará a conocer tabletas y smartphones, el más esperado será el nuevo hit del grupo, el Xperoa Z6; y la renacida Nokia echará a andar tras su alianza con Alcatel-Lucent.

Estos son los grandes nombres del cartel en cuanto a dispositivos, a los que se deben unir marcas poco conocidas en Europa pero que triunfan en sus países de origen. La más popularizada de este grupo es ZTE, cuya presencia cada vez es más habitual en las tiendas del país. Se podrán ver en el salón y también en el Mobile World Center, el espacio situado encima de la tienda Movistar entre Plaza Catalunya y Portal de l’Àngel de Barcelona de la mano de la fundación Mobile World Capital Barcelona, implicada en democratizar el evento.

Tecnología y…automoción

Los dispositivos son sólo una pequeña parte de lo que ofrece el MWC. Las aplicaciones, la innovación en materiales para los dispositivos (un pabellón entero se destina al grafeno, un material que está llamado a revolucionar el sector al mejorar la batería) o el desarrollo de la red 5G en todo el mundo tienen igualmente su protagonismo. La implementación de la movilidad también ha renovado sectores como las finanzas, la automoción, la movilidad urbana o la sanidad, entre otros.

Esta edición del MWC descubrirá los nuevos sistemas de pago a través del móvil, de los que ya no se puede decir que sean futuro sino presente, puesto que la mayoría están en el mercado al alcance de cualquiera. Por una parte, Samsung volverá con Samsung Pay, que ya ha alcanzado los 5 millones de usuarios y que este año será compatible con las cuatro grandes redes de pago: American Express, China UnionPay, MasterCard y Visa. La Caixa presentará imaginBank, el primer banco mobile only del mundo, con operación exclusiva a través de APP y redes sociales. Y la también catalana Bitchain presentará Chip Chap, la wallet universal para criptomonedas como el Bitcoin o el Eurocat, con la que será posible comprar online y hacer reintegros en cajeros en cualquier divisa, física o virtual, a través de nuestros dispositivos.

Seat presentará los resultados de su alianza con Samsung para presentar el coche conectado del futuro, Ficosa dará a conocer cómo ha incorporado el I D de Panasonic a productos como los retrovisores y el consejero delegado de Ford, Mark Fields, participará en una de las principales mesas redondas junto a directivos de Huawei y PayPal para exponer cómo sus sectores se han adaptado a marchas forzadas al alto nivel de innovación que requiere un mundo cada vez más conectado.

Lewis Hamilton, orador estrella

De hecho, el orador estrella del MWC de este año es un piloto de Fórmula 1, Lewis Hamilton. Hablará el martes por la noche, el primer time del evento, ante los que más han pagado por un pase que permite entrar en el auditorio. El precio de estas entradas va de los 2.700 a los 5.000 euros y también se incluye transporte y comidas en el recinto y atenciones exclusivas como salas para mantener reuniones o acceso a agendas privilegiadas para celebrar meetings.

El pase básico vale 749 euros y el medio, el que cuesta 2.300 euros, da entrada a la entrega de premios del martes por la noche y el networking que tiene lugar una vez se han terminado las keynotes.

Zuckerberg habla por tercera vez

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, participará por tercer año consecutivo como ponente. Se espera que hable de nuevo de su proyecto de llevar Internet y su red social a todos los lugares del mundo para impulsar su desarrollo, aunque la iniciativa no ha cosechado buenos éxitos entre las operadoras, el principal partner para que llegue a buen puerto.

También hablará el consejero delegado de General Electric Digital, William Ruh, el blanco de una manifestación de trabajadores de Alstom en España que perderán el empleo tras la reestructuración general en la firma por su venta a la multinacional estadounidense. Aunque esta manifestación aún no ha sido confirmada.

Foco de conflictos laborales

El MWC suele ser diana de los conflictos laborales vivos en Cataluña. El impulso de las negociaciones de las últimas semanas ha conseguido apagar el de los trabajadores de FGC y la plantilla del Ayuntamiento de Barcelona. Sigue latente el enfrentamiento del consistorio y la dirección de TMB con los trabajadores del Metro, que trabajarán en servicios mínimos en dos de las jornadas de congreso.

GSMA, la patronal del sector que organiza el evento, y las autoridades que trabajan en Barcelona hacen hincapié en la seguridad de la ciudad. “Barcelona is a safe city” (Barcelona es una ciudad segura) indica una circular que se entrega a todos los asistentes al MWC. “However” (no obstante), afirma el documento, recomienda prácticas como la de quitarse el pase para no llamar la atención de los carteristas, que esperan hacer el agosto con el evento, no llevar grandes cantidades de efectivo encima, controlar las pertenencias o evitar las multitudes extrañas.

Rutas gastronómicas

El choque de culturas es importante en el MWC. Nada mejor que solucionarlo que con una ruta de tapas y cañas. Un tópico pero que gusta --y mucho-- entre los asistentes. Así que la organización junto al Gremio de Restaruación lanza el programa Meet & Eat (conocerse y comer) para fomentar que los asistentes se conozcan entre si, una oportunidad de negocios más, con rutas gastronómicas por Barcelona.

El MWC llega mucho más allá que la recinto Gran Vía de Fira Barcelona. Everywhere.