Menú Buscar
Gonzalo Martín-Villa (i), director global de innovación de Telefónica, junto a Patrick López (d), responsable de infraestructuras de Facebook en Latinoamérica en el MWC / CG

Telefónica y Facebook llevarán Internet a zonas rurales de Lationoamérica

El objetivo es conseguir que 100 millones de personas de áreas muy extensas tengan acceso a datos móviles

3 min

Telefónica ha anunciado este lunes, en el primer día del Mobile World Congress (MWC), la colaboración junto a Facebook en el desarrollo de redes para llevar Internet a zonas rurales de Latinoamérica. El objetivo es facilitar la digitalización de 100 millones de personas en el marco de la iniciativa Internet para todos.

El director global de innovación de la compañía, Gonzalo Martín-Villa, ha manifestado que desde el punto de vista tecnológico están preparados para afrontar el reto que supone desplegar la red en estas zonas remotas. Para ello colaborarán con socios de todo perfil, como la famosa red social.

Banda ancha en Perú

Junto a Facebook ya han empezado a implementar soluciones en las tierras altas y la selva Amazonia de Perú. Allí se ha desplegado la banda ancha móvil con el consiguiente progreso social y económico, una ruptura con la brecha tecnológica con este tipo de comunidades con un “enfoque abierto”.

Es decir, con la facilitación por parte de operadores de infraestructuras móvil rural, empresas locales y comunidades que propician esta conectividad eficiente y sostenible que persigue la iniciativa.  “Tanto en las redes de acceso como las de transporte”, ha puntualizado el responsable de infraestructuras de Facebook en América Latina, Patrick López.

Despliegue de redes

Lo pusieron en marcha a principios de 2017 y ya se ha empezado a probar la viabilidad de expandir las capacidades de las tecnologías que existen. Como redes de microondas o de acceso por radio (RAN), además de la plataforma OpenCellular LTE RAN de Facebook. “Despliegues diferentes y mucho más baratos, en los que nos ponemos en toda la cadena de valor”, añade Martín-Villa.

Gracias a esta prueba piloto han detectado otro de los retos del programa: que menos del 50% de los habitantes de esta zona disponen de su propio teléfono inteligente. Consideran que hay demanda y que los usos que se hacen son similares a las de grandes ciudades, pero los altos costes del acceso a la red actual propicia el retraso en la adopción tecnológica que se persigue. 

Martín-Villa ha reconocido que la “tecnología está en una fase muy inicial”. Hecho que impide concretar el calendario para llegar a los 100 millones de usuarios. Pero promete poner “todos los recursos necesario y la presión que sea necesaria para hacerlo realidad lo antes posible”.