Menú Buscar
Vangelis Karalis, director de experiencia del consumidor de Folli Follie presenta la bisutería para poder pagar en el MWC / CG

La bisutería que permite los pagos se estrena en el MWC

Visa, la firma Folli Follie y el banco nacional de Grecia lanzan una alianza para testar a otro nivel el pago con ‘wearables’

4 min

Pagar con un anillo o una pulsera dejará en breve de ser una proyección futurista. Visa y Folli Follie han llegado a un acuerdo para introducir la tecnología del pago sin contacto (el llamado contact less) en objetos de deseo que se producirán de forma comercial y se empezarán a vender en unos dos meses en Grecia, el país de origen de la joyera, gracias al pacto con el banco central de ese país. Una alianza que se ha presentado este martes en el segundo día del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona.

“Nosotros somos un grupo de moda”, ha proclamado el director de experiencia del consumidor de Folli Follie, Vangelis Karalis, en una presentación con medios. Un punto de partida que asegura que marca la diferencia a la hora de aplicar la tecnología NFC a las piezas. Marca como requisito que sea bonito de llevar y que su fabricación sea sencilla.

¿Por qué empezar por Grecia? “Porqué nosotros somos griegos, es el mercado que conocemos mejor”, ha explicado posteriormente. Un conocimiento que ha facilitado cerrar el primer pacto con el regulador del sector financiero y poder iniciar la fabricación masiva de los wearables, que tendrán un rango de precios de entre 30 y 400 euros.

Fabricación en cadena

Karalis indica que ahora han empezado la fabricación masiva de los anillos y las pulseras que llegarán a las tiendas griegas el próximo abril. Introducir un chip NFC dentro del elemento de bisutería es relativamente sencillo y económico. Es una tecnología que hace tiempo que está en el mercado y resulta competitiva. La complejidad viene en el diseño, en cómo conseguir que siempre esté visible para permitir la transacción.

No es necesario cargarlo, como sí ocurre con los wearables más populares, la mayoría relojes. En este caso el anillo y la pulsera sólo transporta el chip que lo conecta con el banco del que es cliente el propietario. Facilita simplemente el pago con todas las garantías de seguridad que ofrece Visa, pero sin ir más allá.

Implementación en España

El ejecutivo de Folli Follie indica que aprovecha su paso por el MWC de Barcelona para mantener reuniones con los responsables de innovación de las principales entidades financieras de España, que también se han dejado ver por la feria del móvil. Se muestra confiado en que el país será junto a Reino Unido y otras zonas asiáticas uno de los primeros mercados en los que se iniciará la venta tras la prueba en Grecia.

La marca recuerda que está presente en más de 30 países y cuenta con una red comercial con la fuerza suficiente para popularizar la bisutería NFC.