Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de Indra, Marc Murtra / INDRA - Archivo

Murtra se fortalece en Indra al comprar SEPI el 3,2% que mantenían los March

El organismo público supera ya el 23% del capital de la compañía tecnológica y acerca al presidente a recuperar los poderes ejecutivos que se le negaron al llegar a la cúpula

4 min

Paso adelante de Marc Murtra, presidente de Indra, para ganar peso en la compañía. La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) ha ampliado hasta algo más del 23% su participación en la tecnológica tras adquirir el 3,2% que aun mantenía Corporación Financiera Alba, la sociedad de cartera controlada por la familia March

De esta forma, el organismo público se aproxima a su objetivo de hacerse con un 28% del capital, tras el permiso concedido por el Consejo de Ministros, lo que le permitirá incrementar el número de representantes en el consejo de administración y con ello la influencia del Estado en la compañía.

Prima del 4,2%

La operación se ha llevado a cabo a un precio de 11 euros por título, lo que supone una prima del 4,2% en relación con el precio de cierre de la sesión del jueves. En total, la SEPI ha desembolsado 62,3 millones de euros, lo que permite a Alba anotarse unas plusvalías por la venta de 8,4 millones de euros, de acuerdo con el comunicado remitido por el holding de participadas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

La sociedad de cartera de los March llevaba presente en el capital de la tecnológica desde 2009 y completa así una desinversión que comenzó a finales del pasado año con la enajenación un paquete del 5% que pasó a manos del grupo vasco Sapa Palencia.

Nombramiento sin poder ejecutivo

La nueva maniobra de la SEPI supone un refuerzo para el presidente de la tecnológica, a quien propuso en su día para relevar a Fernando Abril-Martorell en el principal asiento del consejo de administración, un movimiento que también fue promovido por el organismo público

No obstante, en aquel momento Murtra no tomó finalmente los poderes ejecutivos que sí tenía el anterior presidente debido a la opinión contraria de los consejeros independientes, mayoritarios en el órgano de gobierno. 

Una ejecutiva menos

Por entonces, estos poderes quedaron en manos de los dos consejeros delegados de la compañía, Ignacio Mataix y Cristina Ruiz. Esta última abandonó la compañía hace algunas semanas cuando ya se había anunciado que la SEPI contaba con autorización para ampliar su participación en la empresa. 

Indra decidió dejar a Mataix como único consejero ejecutivo, dado que Luis Abril, llamado a ocupar el puesto de Ruiz como responsable de la división tecnológica, tampoco cuenta con esta condición.

Cambio de estrategia 

Por el momento, Murtra se mantiene en el consejo con la categoría de otro externo, aunque cuenta con el terreno más despejado para recuperar la condición de ejecutivo. Con la ampliación de la participación de la SEPI, el organismo público ampliará su peso en el órgano de gobierno, uno de los objetivos perseguidos por el Ejecutivo central con este cambio de estrategia. 

En su día, el Consejo de Ministros justificó esta apuesta por Indra por el deseo de reorientar el camino de la compañía en una época de muchos cambios en el entorno tecnológico y también de grandes desafíos en materia de Defensa, la otra gran pata de negocios de Indra.