Menú Buscar
Un taxista recoge a un pasajero en silla de ruedas para empezar la carrera / CG

Los transportistas 'indepes' apuntalan su dominio del taxi adaptado

Taxi Amic, participado por Moventia, gana el contrato del Consejo Comarcal del Barcelonés para mover a discapacitados

05.02.2017 00:00 h.
4 min

Los transportistas indepes controlarán las carreras de taxis adaptados de Barcelona. Taxi Amic, participado por Moventia, la empresa de movilidad vinculada a la patronal soberanista FemCat, ha echado el lazo al contrato público de taxi para discapacitados en la conurbación de la Ciudad Condal. El resultado de la adjudicación del Consejo Comarcal del Barcelonés ha dejado descontentos a los operadores independientes, que lamentan el "monopolio" que ejerce esta empresa en el sector.

Taxi Amic se ha adjudicado el contrato para cuatro años por un valor de 771.200 euros. De hecho, la firma con sede en la calle Taulat era el único aspirante. El grupo Ambulancias La Pau, que explotó la concesión anterior, ha dejado el servicio por la imposibilidad de competir.

"Los taxis adaptados son un negocio poco rentable. Taxi Amic es una empresa solvente, con muchos años de experiencia y líder en el sector. Es natural que gane un concurso así", ha defendido un directivo de la empresa.

"Es imposible competir"

La versión de Taxi Amic no convence al sector. "Es cierto que el taxi adaptado es poco rentable, pero lo es con la organización actual. ¿Por qué los conductores de Taxi Amic no pueden captar pasaje en la calle? ¿O en el aeropuerto? Ello ayudaría a la rentabilidad y a introducir competencia", defiende una de las pocas empresas del ramo.

Según otra fuente consultada, Taxi Amic ha desesperado a la competencia de dos modos. "Ambulancias La Pau ha desistido porque las carreras se demoraban. No tenía los recursos del nuevo ganador. Los servicios en geriátricos y similares eran una pesadilla".

"Por otro lado, es imposible competir con la flota de vehículos que Taxi Amic presenta a los concursos", ha agregado.

El músculo de Moventia y TMB

Dicha flota, que componen 76 coches adaptados para transportar a personas en silla de ruedas o con movilidad reducida, pertenecen a una enseña con un poderoso aliado. Taxi Amic está participada por un grupo privado de socios y por Transports Ciutat Comtal, un consorcio público-privado de transporte que componen Moventia y Transports Metropolitans de Barcelona (TMB).

De hecho, en el consejo de Taxi Amic y según el Registro Mercantil, son consejeros de la firma Jaume Tintoré, exdirector de TMB, y Josep María Martí Escursell, consejero delegado de Moventia y, a la sazón, hermano de Miquel Martí, su presidente.

Cabe recordar que Martí presidió la patronal soberanista FemCat hasta 2015, cuando le sustituyó Ramon Carbonell. Martí es aún miembro de honor de la organización.

"Oferta asfixiada"

Según las fuentes consultadas, la mezcla de músculo público con capacidad privada de inversión --Moventia facturó cerca de 400 millones de euros en 2015, el último ejercicio cerrado-- hace imposible la competencia en el sector.

"No es sólo el poder financiero que puedan tener, o que sea un mercado reducido, o que los servicios sean lejanos entre sí. Es que Taxi Amic te hace estar pendiente de la emisora todo el rato. Sólo trabaja con la administración. Ello deja descubierta la calle, asfixiando el mercado", asevera un exconductor de la compañía.

De hecho, varios pequeños operadores de taxis se dedican al transporte adaptado, así como al menos una emisora, Gestvert. Sin embargo, les resulta imposible cubrir la demanda que Taxi Amic, el mayor operador, no cubre.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información