Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Luca de Meo, presidente de Seat, y tres modelos del Ateca en un aparcamiento de Barcelona / FOTOMONTAJE DE CG

¿Morirá de éxito Seat con el nuevo Ateca?

La fábrica checa de VW no da abasto para atender el aluvión de pedidos, lo que prolonga el plazo de entrega y alarma a los concesionarios

6 min

El Seat Ateca es el coche del momento. El primer todocamino urbano (SUV) de la firma española acumula en tan solo un mes 4.000 pedidos y ha disparado los márgenes de rentabilidad del grupo debido a que, además, el modelo más comercializado es el de mayores prestaciones, el acabado Xcellence.

La calidad y el precio altamente competitivo, a partir de 18.800 euros en julio, son la mezcla triunfadora, pero también la que ha disparado las alarmas de los encargados directos de su comercialización que alertan de que el modelo puede morir de éxito.

Los concesionarios explican que las entregas se retrasan hasta tres meses en estos momentos y temen no poder cumplir con los calendarios de entrega que pactan porque los pedidos van a más. A todo ello se suma que la venta del Ateca se expande poco a poco por los mercados de referencia de Seat. La comercialización empezó en abril en España, se abrió luego al mercado alemán y aterrizó este martes en Suiza. 

¿Problemas en Kvasiny?

La producción está centralizada en la factoría de Kvasiny (República Checa) de Skoda, que han dilatado la producción para la marca española porque no se esperaba una aceptación tan exitosa.

“No hay problemas en la producción”, justifican los portavoces de la automovilística. Señalan que la factoría checa está preparada para soportar las 75.000 unidades que el presidente de Seat, Luca de Meo, estimó vender en el primer ejercicio con el vehículo en el mercado y que queda margen por si se llegan a superar estas cifras. Añaden que no se puede correr en producir un vehículo por la complejidad propia del producto.

90.000 Ateca en 2017

Los sindicatos de Seat elevan las entregas del próximo ejercicio hasta las 90.000 unidades y aseguran que Kvasiny no está preparada para asumirlas.

“Sería lamentable que se perdieran ventas y no se pueda dar el salto cualitativo en el grupo por falta de capacidad de la fábrica”, declara el portavoz de la sección sindical de CCOO en Seat, Rafa Guerrero. El presidente del comité, Matías Carnero, (líder asimismo de UGT de Cataluña) avisa de que los problemas irán a más cuando Skoda inicie la producción de los SUV de la propia marca checa que llegarán al mercado a lo largo de 2017.

Plataforma compartida

Los modelos Yeti y Kodiaq usan la misma plataforma de ensamblaje que el todocamino de Seat. Comparten multitud de elementos mecánicos y los sindicatos temen de que se “canibalicen”, en palabras de Carnero, las horas de ensamblaje para priorizar los vehículos de Skoda antes que el de la firma española.

De Meo ya tiene sobre la mesa una petición de los representantes de los trabajadores españoles para asumir desde la sede central del grupo, la factoría de Martorell (Barcelona), las puntas de demanda del modelo. Manifiestan que la flexibilidad de las líneas de montaje tras las últimas inversiones facilitan una adaptación sencilla y recuerdan que tienen experiencia con el ensamblaje de todocaminos, ya que el Audi Q3 se produce desde hace tiempo en la factoría catalana.

Reunión de la dirección de VW

Repetirán la petición en la reunión que tendrá lugar en septiembre en Martorell de la dirección mundial del Grupo Volkswagen. Esperan que Matthias Müller, el presidente del consorcio automovilístico alemán, acepte la propuesta más como un seguro de que se responderá a los clientes que como una petición de elevar la producción. Con todo, también han oficializado la demanda de que regrese a Barcelona la segunda generación del Ateca, que se espera para 2022 como muy pronto.

Sobre la llegada de más modelos al headquarter de Seat, en medios próximos a la compañía se muestran optimistas ante la llegada de nuevos encargos a la factoría catalana. Recuerdan que, de entrada, la firma debe presentar dos nuevos modelos en los próximos meses y comunicar el inicio de las ventas del hermano pequeño del SUV, un todocamino de dimensiones menores que se fabricará en Barcelona

Espera como en un vehículo ‘premium’

Los sindicatos son más prudentes en este sentido. Avisan de que el problema persiste: ¿Un cliente esperará más de tres meses para tener un Seat? Los trabajadores aseguran que esos plazos son propios de vehículso premium, un segmento en el que la marca española no se mueve.

¿Morirá de éxito? “Si llegamos a una situación como ésta, reaccionaremos”, afirman los interlocutores de la compañía. Por ahora están centrados en mantener los buenos resultados para cumplir con el gran objetivo del vehículo: convertirlo en el tercer pilar de la comercialización (y los ingresos) de Seat junto al León y el Ibiza. Por ahora, eso ya es una realidad.
Destacadas en Business