Menú Buscar
Susana Monje, exvicepresidenta económica del Barça, en una imagen de archivo / CG

Susana Monje: "Me voy porque necesito tiempo para el trabajo y la familia"

La vicepresidenta económica del Barça dimite mientras crecen los problemas económicos de la compañía que dirige, el grupo constructor Essentium: "Se trata de una decisión que está meditada"

4 min

“Se trata de una decisión que está meditada desde hace tiempo, pero quería dejar pasar la asamblea del club para presentarla de forma oficial. Necesito tiempo para el trabajo y la familia”. 

Susana Monje, ya exvicepresidenta económica del FC Barcelona, ha explicado este sábado de esta forma la renuncia al cargo que había presentado un día antes al presidente del club, Josep Maria Bartomeu, el encargado de hacerlo oficial. 

Tensión de tesorería de Essentium

Monje sale del foco mediático en un momento extremadamente complicado para la empresa que dirige, el grupo Essentium, cuya familia es el accionista principal. La constructora no se ha recuperado de la caída del negocio en España y los trabajos internacionales no han sido suficientes para compensar los problemas económicos que arrastra desde hace tiempo y se han intensificado en la última mitad del año. 

La plantilla hace meses que no cobra y un 50% de los trabajadores en el país, casi 150 de un total de 300, han acudido a los tribunales para pedir la rescisión del contrato para percibir la indemnización por despido improcedente. “Cada día llegan nuevas demandas”, indican fuentes de la plantilla. 

Negociación con la banca acreedora

La actividad de la compañía está fiscalizada desde hace meses por Noraction, un controller externo impuesto por la banca acreedora con la que intentan renegociar desde hace meses la refinanciación del pasivo. Pactó soltar lastre con la enajenación de negocios que no fueran core y conseguir liquidar 125.000 euros de deuda, un proceso que se ha puesto en marcha pero que tiene recorrido. 

Prosigue la negociación, aunque interlocutores conocedores del proceso indican que el optimismo en sacar adelante la operación es moderado. El pool de entidades está liderado por Bankia, con casi el 25% del pasivo, seguido de Targobank (20%), Banco Santander (18%) y Caixabank (10%). 

Dividendos de Latinoamérica

De forma paralela a este proceso, La compañía tiene pendiente resolver el conflicto laboral abierto derivado de la falta de información sobre el estado de la actividad. Los representantes de los trabajadores han solicitado en varias ocasiones incluso la mediación pública de los servicios laborales de Madrid ante las repetidas problemas y planes que se les había hecho llegar para superar los atrasos de las nóminas, que superan los tres meses. 

La última información que les ha llegado es que se limitará este tiempo gracias a los dividendos que deberían ingresar de la actividad en Latinoamérica, pero tras los repetidos incumplimientos se ponen en duda. 

Deudas con los proveedores

El fantasma del concurso de acreedores planea sobre la constructora, especialmente porqué los retrasos en los pagos también se han hecho extensivos a los proveedores de la compañía. Los portavoces de la compañía se muestran confiados en que alcanzarán el pacto con la banca acreedora, el balón de oxígeno que necesita Essentium para pasar página a su época más complicada. 

Es en este contexto que Monje da el paso atrás en el Barça.