Menú Buscar
Operarios en la factoría de Audi de Ingolsatdt (Alemania) en la línea que ensambla el modelo A3 / EFE

El modelo estrella de Audi suspende los test de emisiones preliminares de Bruselas

Las autoridades europeas dan la alarma ante la sospecha de que el ‘diéselgate’ también afecta al A3, uno de los vehículos ‘premium’ de Volkswagen

3 min

Volkswagen está de nuevo en el ojo del huracán por las emisiones diésel. En este caso, por el modelo más vendido del gigante de la automoción alemán, el Audi A3. Se trata de un vehículo premium con una gran aceptación del mercado europeo pero que ha suspendido las pruebas preliminares realizadas en agosto por el Centro Común de Investigación (CCI) de la Comisión en agosto, según publica este miércoles el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

La última generación del A3 emitió 163 miligramos de óxido de nitrógeno (NOx) a la atmosfera por cada kilómetro que recorrió, duplica el límite legal establecido en 80 mg. Tras este suspenso se realizó otra prueba por separado en el laboratorio que tampoco superó con éxito. Emitió 140 mg de NOx a una temperatura de motor de 10 grados centígrados. Este dato es importante, ya que las emisiones se quedaron por debajo del máximo marcado por la norma comunitaria con el engranaje en frío.

Alarma por si existe un ‘software’ instalado

La propia Comisión Europea tiene dificultades para explicar esta diferencia en los test, según han explicado fuentes del comité de investigación del Parlamento Europeo sobre el escándalo de las emisiones de Volkswagen a la prensa alemana.

Por ello se especula con que este modelo podría también estar afectado por el diéselgate o algún tipo de software similar que alterara las emisiones reales del vehículo.

Los estados, responsables de vigilar

Audi ha salido al paso y asegura también a la prensa germana que las emisiones de las últimas generaciones del A3 han cumplido siempre con los límites vigentes en Europa. Se basan en mediciones independientes con los motores TDI de dos litros, que ya están certificados para cumplir con la nueva directiva medioambiental EU6.

Niega tener información sobre las pruebas realizadas por el CCI. Cabe tener en cuenta que son los estados miembro los responsables de vigilar que la industria automovilística cumpla en cada país la legislación vigente. Por lo que el trabajo del organismo comunitario es sólo orientativo.