Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
MWC

El Mobile más esperado vuelve a medio gas

El congreso de telefonía espera atraer entre 40.000 y 60.000 visitantes en una edición que contará con más marcas y novedades que en 2021

Victor Recacha / Aleix Mercader
7 min

El Mobile World Congress (MWC) pone rumbo a la normalidad con su edición más esperada. Si el congreso internacional de telefonía se reivindicó en 2021 con un show hiperreducido, este año la feria pretende ir más allá y recuperar su esplendor eclipsado por la pandemia.

Aunque la GSMA reconoce que este empeño se quedará a medio gas: la organizadora del certamen solo prevé la mitad del público registrado en 2019. Pero la institución cuenta con el desembarco casi total de la industria y una coyuntura sanitaria favorable para recauchutar un evento que, además, se juega su continuidad en Barcelona a partir de 2024.

Atentos a las novedades

Lo que está claro es que la expo recuperará uno de sus mayores atractivos: los lanzamientos mundiales de dispositivos. Marcas como Oppo, Realme, ZTE y Honor aprovecharán la ocasión para dar a conocer sus últimos smartphones. De hecho, la compañía liderada por Tony Chen se adelantó hace cuatro días con la presentación del Find X5.

Se da la circunstancia de que todos estos fabricantes son chinos. Los gigantes del otro lado del charco participarán en la cita barcelonesa aunque de forma discreta. La reciente celebración del CES de Las Vegas, una de las principales citas de la electrónica de consumo, aleja la posibilidad de novedades sorprendentes por parte de las compañías estadounidenses.

Compromiso de las marcas

Pero el evento recuperará al menos la presencia de los grandes del sector. Si el año pasado se dieron de baja casi 20 compañías de referencia –Qualcomm, Ericsson, Google, Lenovo, Nokia, Samsung, IBM, LG, Cisco, Oracle, Facebook, Sony, Atos, Xiaomi, PwC, Intel, Microsoft, British Telecom; además, Vodafone renunció a tener un estand físico–, este 2022 solo se ausentarán Lenovo y Sony.

En total, 1.500 expositores y participantes de 150 países ocuparán siete pabellones del recinto ferial de Gran Via. Se trata de un 30% más de superficie respecto al encuentro de 2021, que sirvió de ensayo para calibrar la voluntad del ecosistema de apoyar la feria.

Conferencia celebrada durante el Mobile World Congress 21 en Barcelona / EP

 

 

Conferencia celebrada durante el Mobile World Congress 21 en Barcelona / EP

Nubarrón ruso

Una baja de última hora, provocada por la guerra abierta en Ucrania, será el pabellón ruso. Tal y como adelantó Crónica Global, la delegación eslava renunció a secundar el evento tras iniciar las hostilidades contra Kiev. Sin embargo, el director general de la organizadora del evento, John Hoffman, ha dejado claro que las 20 empresas rusas que tenían planeado acudir al congreso tampoco serán bienvenidas y las ha animado a “quedarse en casa”.

El conflicto en el este europeo será un nubarrón que sobrevolará esta edición, después de que la Unión Europea haya anunciado duras sanciones contra la industria tecnológica eslava en un momento de creciente preocupación por el abastecimiento de microchips.

Mitad de público que en 2019

Más allá de este incidente, el evento cuenta con el compromiso de la inmensa mayoría de fabricantes, desarrolladores y operadores. Este respaldo lanza una señal de optimismo sobre el alcance que tomará el congreso.

La GSMA se muestra confiada en sumar entre 40.000 y 60.000 asistentes. En la última edición prepandémica, el MWC alcanzó su récord de público con 109.000 visitantes, cinco veces más que los apenas 20.000 congresistas del último año.

Asistentes en la edición del Mobile World Congress (MWC) de 2021 / EP

 

 

Asistentes en la edición del Mobile World Congress (MWC) de 2021 / EP

Impacto económico

El evento internacional supondrá una inyección económica para sectores golpeados por la pandemia como el hotelero, la restauración y el comercio, aunque la GSMA prevé un impacto de 240 millones de euros, la mitad con respecto a los 500 millones de euros del Mobile en sus mejores ediciones.

Además, el MWC creará 6.700 empleos temporales de forma directa, aunque los sindicatos han criticado la “precariedad y discriminación” de las ofertas laborales. Se espera que el congreso se desarrolle sin problemas de tráfico después de que se haya desconvocado la huelga de autobuses. Quienes sí se movilizarán serán los maquinistas de FGC y los puntos de información de TMB en el metro de Barcelona.

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, entrega la medalla de honor al director general de la GSMA, John Hoffman / EP

 

 

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, entrega la medalla de honor al director general de la GSMA, John Hoffman / EP

¿Y a partir de 2024?

El éxito del Mobile de este año será fundamental para determinar su continuidad en Barcelona más allá de 2024. La GSMA ha evitado posicionarse definitivamente sobre esta cuestión, pero ha dado señales que muestran su voluntad de quedarse en la capital catalana. Una de ellas es el nombramiento del presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, como primer español al frente del consejo de la GSMA, aunque su mandato expiraría en 2024 de no ser renovado.

La patronal Foment pidió a Hoffman en el acto de entrega de su medalla que se cierre la renovación del compromiso con la metrópolis hasta 2030. El directivo del lobi internacional de las telecos ha dado una de cal y otra de arena. Por un lado, ha asegurado que se analizará “el futuro” una vez termine esta edición, aunque ha descartado un Mobile itinerante por Europa. Además, ha anunciado una colaboración con el festival Sónar a partir de 2023 o 2024, lo que sugiere su intención de permanecer en la ciudad más allá de esta fecha. Mañana arrancará un congreso clave para garantizar el mantenimiento del MWC en Barcelona.