Menú Buscar
Joan Canadell, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona / EFE

El Ministerio de Industria llama al orden a Joan Canadell

Le recuerda que la Cámara de Comercio no debe poner en cuestión “la aplicación de leyes” ni obstaculizar el “cumplimiento de las decisiones judiciales” tras la condena del 1-O

24.10.2019 17:42 h.
7 min

El Ministerio de Industria, encabezado por Reyes Maroto, ha dado jueves un toque de atención al presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, ante su oleada de declaraciones tras la publicación por parte del Tribunal Supremo de la condena a los políticos que participaron en el 1-O. La Secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, ha remitido una misiva este jueves por la mañana al líder del equipo de Eines de País, surgido de la ANC, en que le recuerda que está al frente de una “corporación pública” que representa a empresas “plurales en su configuración” que requieren “apoyo y acompañamiento en sus procesos de internacionalización, innovación y digitalización”.

Afirma que su mandato es el de garantizar la “imparcialidad y transparencia” en la entidad y que esto es incompatible con un uso de la institución para fines políticos. “Desde la organización que preside, no procede ni la defensa ni la promoción de declaraciones que pongan en cuestión la aplicación de las leyes y obstaculicen el cumplimiento de las decisiones judiciales”, indica la responsable de Comercio en el Ministerio.

Derechos constitucionales

Méndez manifiesta que la Constitución “reconoce y protege el derecho a expresar y difundir libremente ideas políticas”, pero deja claro que “su ejercicio requiere no subvertir el orden constitucional y estatutario”. Más, si se tiene en cuenta que las cámaras de comercio son “corporaciones de derecho público” que cuentan con “ciertas facultades de orden administrativo sobre sus miembros”.

La secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez / EFE
La secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez / EFE

“Es por ello que se le presupone un especial celo en el respeto de la legislación vigente y una representación inequívoca de los intereses generales de todos los asociados a la Cámara”, sentencia, “todos sin excepción”. Incluso los que no comparten la hoja de ruta independentista que se defiende a capa y espada desde la ANC.

Lealtad institucional

La Secretaría de Estado de Comercio manda un mensaje claro a la “Cámara de Comercio de Barcelona, su presidente y su comité ejecutivo”. Exige a los órganos de gobierno de la entidad de la capital catalana “lealtad institucional y un cumplimiento riguroso de los fines que tiene encomendados”.

Todos ellos, recogidos en la ley básica de las Cámaras Oficiales de Comercio, Industria, Servicios y Navegación. La norma indica que son “órganos consultivos y de colaboración con las Administraciones Públicas” en todo aquello que tenga relación “con la representación, promoción y defensa de los intereses generales del comercio, la industria, la navegación y los servicios en el marco de su circunscripción territorial”. Sin ir más allá.

Objetivo prioritario

“Compartimos una labor fundamental de promoción y defensa de los intereses comerciales de Barcelona, motivo éste, que me anima a compartir con usted mi preocupación por lo que debería ser el objetivo prioritario de su mandato”, resuelve Méndez.

Asimismo, señala que las “tensiones comerciales y la incertidumbre internacional” obligan a las organizaciones de dinamización económica local a una “unidad de acción y apoyo firme y coordinado” con el resto de instituciones del país para mejorar las oportunidades de las empresas catalanas.

Roces con la Cámara de España

Todo ello, tras unas semanas en que se han repetido los roces con el resto de organizaciones territoriales y con la Cámara de España. El primero de ellos fue por la declaración independentista que se incluyó a última hora en un pleno muy bronco y que se aprobó por mayoría seguido de la declaración que se ha hecho a la red de cámaras internacionales en defensa de la democracia española y de la sentencia del procés.

José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España / CdE
José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España / CdE

Canadell no se ha apeado de sus objetivos políticos y ha llegado a emprender desde la Cámara de Comercio de Barcelona una consulta a todo el territorio catalán sobre los efectos de la independencia, mucho más allá del ámbito de su demarcación. Además, ya ha mandado el mensaje de que la mayoría espera una incidencia positiva poco más de 1.500 respuestas. 

Malestar empresarial

Tras hacerse pública la condena del Tribunal Supremo ha llegado a poner en cuestión que España sea un Estado democrático en sus declaraciones públicas y ha hablado de “violencia policial” tras los disturbios ocurridos en Barcelona, Girona, Lleida y Tarragona. En su última comparecencia pública desde la Cámara de Comercio de Barcelona acusó al Gobierno en funciones de los altercados por no sentarse a negociar con el presidente de la Generalitat, Quim Torra. Todo ello, en línea a los mensajes políticos que se divulgan desde la ANC que han causado malestar entre el empresariado catalán que no abraza de forma tan firme el proceso secesionista catalán

El Ministerio de Industria sigue de cerca todas las declaraciones y acciones emprendidas por la nueva cúpula de la Cámara de Comercio de Barcelona, que nunca ha escondido los objetivos políticos a los que aspira desde la organización empresarial. Su primer toque de atención es la carta que ha recibido Canadell.