Menú Buscar
La ministra de Industria, Reyes Maroto, que deberá lidiar con la batalla de los autónomos en Cataluña si reedita su cartera en el futuro Gobierno / EFE

El Ministerio de Industria, árbitro de la batalla de los autónomos catalanes

El futuro Gobierno deberá decidir si emprende un nuevo recuento o no de la representatividad de ATA y Pimec Autónomos

27.06.2019 00:00 h.
5 min

La cúpula de ATA Cataluña, encabezada por Cristina Pérez, celebró este miércoles su primera junta en Barcelona. Al acto le seguirá la firma esta mañana de su adhesión a Foment del Treball, el pacto que formalizará que empieza a trabajar en el territorio y que también dará el disparo de salida de la pugna con Pimec Autónomos por la representatividad. La pelea que en esta ocasión se desarrollará en el Ministerio de Industria.

Es el Estado el que controla el 80% de las competencias de este sector de actividad. La Generalitat se había comprometido a poner en marcha la Mesa de los Autónomos para negociar con los agentes sociales los principales problemas del sector, pero constituir este ámbito de concertación es otro de los proyectos que el Gobierno de Quim Torra tiene pendientes de ejecutar en la legislatura en curso. El Ejecutivo pierde el poder de mediar en esta etapa de la pugna entre patronales, tal y como ocurrió con la batalla por el poder entre Foment del Treball y Pimec.

Inicio de la ‘crisis de los autónomos’

Las patronales catalanas sellaron la paz tras 12 años de batalla en marzo, días antes de que estallara la pugna entre ATA y Pimec Autónomos. La sectorial de la organización de pymes liderada por Miquel Camps anunció que rompía el acuerdo estratégico que había mantenido durante años para evitar la adscripción a CEOE. Justificaron que la defensa de los autónomos quedaría diluida dentro de la gran patronal y llegaron a pelear con la directiva, encabezada por Lorenzo Amor, para evitar que diera el paso.

Lorenzo Amor, presidente de ATA / EFE
Lorenzo Amor, presidente de ATA / EFE

Impugnaron la junta directiva extraordinaria que tomó la decisión, aunque la causa no prosperó porque la asamblea general ordinaria de ATA que se celebró poco después aprobó por unanimidad tanto la integración en CEOE como la liquidación del pacto que mantenían con Pimec Autónomos.

Pimec choca con la ley

La patronal catalana, que llegó a representar el 33% de la organización de autónomos estatal, movió ficha. Comunicó su ruptura por carta y por Burofax a la ministra Reyes Maroto, una de sus invitadas en la noche empresarial que organizó hace pocos días, e inició las conversaciones necesarias para intentar blindar su posición en la mesa de negociación de Industria. Cabe tener en cuenta que, con la ley en la mano, Pimec se quedaría al margen de este órgano de concertación.

La normativa nacional obliga a cualquier patronal que aspire a ser representativa en el país a estar presente en como mínimo tres Comunidades Autónomas. La organización liderada por Josep González no lo cumple pero, en contrapartida, sus socios superan de largo a las entidades locales en número. Esperan que esto les permita finalmente entrar en la mesa, algo que queda en el aire hasta que se conforme el nuevo Gobierno.

Fuentes cercanas a la patronal de pymes indican que el acuerdo inicial que han cerrado con el ministerio es que sus representantes sigan en la mesa con voz, pero no con voto. Esperan mejorar su situación en el futuro. Asimismo, esperan que se disipen las dudas sobre si se tiene que repetir el conteo de la representatividad en Cataluña o si se mantiene el statu quo actual.

ATA se une a Foment del Treball

Por parte de ATA, el propio Amor indica que la organización cuenta con 9.000 socios directos en Cataluña a los que espera sumar los autónomos de Foment del Treball tras la firma del acuerdo. El presidente de la patronal señala que hace tiempo que están en el territorio y que tendrán representación en todas las provincias, a través de las asociaciones que están integradas en su entidad como a la estructura de la gran patronal catalana.

“Nosotros no vamos a entrar en ninguna pugna, llevamos más de 25 año con la defensa de los autónomos y no estamos preocupados por cualquier otro tema”, ha sentenciado. Con todo, recuerda que ATA cuenta con el 61% de la representatividad del sector a nivel estatal y que la ley laboral vigente les habilita para actuar en todo el país. La crisis de los autónomos en Cataluña sigue su curso.