Menú Buscar
Mifid II, la regulación europea al sector financiero que propiciado la batalla por el talento en la banca privada / FOTOMONTAJE DE CG

Mifid II: la directiva europea que ha desatado la batalla por el talento en la banca privada

El cambio de normativa ha propiciado un mercado de fichajes estival entre los gestores de fondos y las carteras de clientes que llevan asociadas

23.08.2018 00:00 h.
4 min

La banca española vivirá en breve un terremoto por un cambio de normativa. La culpable: la directiva europea que regula los mercados de instrumentos financieros (Mifid II). Oficialmente se aplica desde el pasado 3 de enero, pero el retraso acumulado propicia que desde Bruselas se haya amenazado incluso con una multa al país por la dejadez en la transposición. Los cambios inminentes en esta política han derivado, entre otros, en una guerra por el talento en el negocio de banca privada.

Las entidades se han lanzado a una batalla para fichar a los ejecutivos de sus competidores, con propuestas que afectan en la mayoría de casos a equipos completos de gestores. Cabe tener en cuenta que estos cambios van acompañados de la cartera de clientes que dirigen. No se levantan únicamente a directivos y sus trabajadores. La normativa que aún está vigente propicia que el cliente de gran patrimonio no sigue a la entidad, sino al banquero que busca el mayor rendimiento a su dinero.

Movimiento de 200 equipos

Esta realidad han implicado el movimiento de casi 200 equipos de gestión de banca privada en los últimos dos años. Se ha acelerado de forma destacada en el último mes, cuando está más cerca que nunca el Mifid II real.

Banco Santander hizo en mayo un movimiento importante. Fichó a los tres principales directivos de banca privada de Bankinter para fortalecer a su unidad de negocio. La entidad capitaneada por Dolores Dancausa no se ha quedado atrás. Ha incorporado a los responsables de este negocio en Valencia de Banca March.

Huida de directivos de Banca March

Además, el número dos de banca privada del grupo mallorquín se incorporará a finales de verano al andorrano Andbank. Banca March ha sufrido una sangría de ejecutivos en los últimos meses. Ha visto como sus directores se marchaban a firmas especializadas en la gestión de grandes patrimonios como Arcano, UBS, Diaphanum u Orienta Capital.

Mifid II implicará cambia de forma destacada las reglas del juego de la banca privada. Obligará a los bancos a especificar con todo detalle qué dinero ganan con la gestión de los patrimonios de sus clientes. Se deberá diferenciar de forma clara qué es asesoramiento independiente y qué se queda fuera de este epígrafe.

Comisiones en la sombra

No resulta una cuestión menor. En el primero de los casos, las entidades no podrán percibir las llamadas retrocesiones por venta de productos financieros, una especie de comisión en la sombra. Los incentivos de venta por la colocación de productos que perciben de las gestoras. Si el trabajo que realizan se considera gestión no independiente sí se podrán percibir, siempre que se cumplan determinadas condiciones. Como la de ofrecer un mínimo de productos financieros de terceros.

En la nueva normativa europea los clientes con bajos patrimonios recibirán de sus entidades de referencia una gestión puramente comercial. Autoriza a que se les vendan productos financieros y no financieros de la propia entidad, algo que no se podrá aplicar de igual forma a las grandes fortunas. La banca privada se podrá beneficiar de una gestión activa a su medida.

Importancia de la cartera

Es decir, los banqueros podrán proponer los productos que consideren que se adaptan más al perfil de sus clientes. Sean o no de la entidad a la que están referenciados. Este hecho condicionará su día a día. Motiva en gran medida la caza de equipos que se ha desatado en el sector. Ahora, será primordial la cartera de clientes que le acompañen.