Menú Buscar
Imagen de archivo de una estación del Metro de Barcelona / EFE

Los trabajadores del metro incrementan la presión al Ayuntamiento de Barcelona

Convocan huelga de servicio para el 11 de septiembre, en las fiestas de La Mercè y en todos los partidos de Liga y de Champions del Barça

3 min

Los trabajadores del Metro de Barcelona recrudecen el pulso al ayuntamiento para reclamar un nuevo convenio colectivo en la compañía. En una asamblea celebrada en las cocheras de Sants a la que han asistido unas 600 personas, según fuentes sindicales, se ha aprobado ampliar las huelgas de servicio a jornadas clave para la movilidad en la ciudad.

Además de los paros en diferentes franjar horarias de todos los lunes, que proseguirán en julio y agosto, la mayoría de los asistentes han decidido que también protestarán el 11 de septiembre, la diada nacional de Cataluña; en las fiestas de La Mercè, la patrona de la capital catalana; y en todas las jornadas de Liga y Champions que juegue el Barça la próxima temporada.

Reunión con el director de TMB

Por ahora, aún no han decidido si los paros en estos días serán totales o si concentrarán las protestas en determinados momentos de la jornada. El comité de huelga tomará la decisión en los próximos días.

Pesará en este proceso los avances de la negociación. Tras conocer el anuncio de las nuevas huelgas, Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha movido ficha. El consejero delegado de la empresa pública, Enrique Cañas, se ha puesto en contacto con los sindicalistas que forman parte del comité de huelga para convocarlos a una reunión este mismo viernes.

Encuentro sólo con la Generalitat

No se podrá celebrar en los términos propuestos por el directivo por un mandato de la asamblea de trabajadores del suburbano, indican sus representantes. Cañas ofrece sentarse con el comité de huelga en las dependencias de Zona Franca, pero la plantilla del metro decidió en la pasada asamblea paralizar la negociación del convenio hasta que la empresa no cumpliera con sus compromisos. Hecho que, en la práctica, implica que se limite el diálogo a la mediación que la Generalitat de Cataluña está obligada a celebrar ante cualquier convocatoria de huelga. 

Bajo esta premisa, sólo se podrá celebrar el encuentro entre el máximo responsable de TMB y los trabajadores si la conselleria de Treball, encabezada por Dolors Bassa, convoca a las partes.

Destacadas en Business