Menú Buscar
El hotel que ha comprado Messi, el MiM de Sitges, con Eva Longoria y Pamela Anderson / FOTOMONTAJE DE F. CASES

Leo Messi y Eva Longoria negocian la apertura de un 'beach club' en Sitges

La estrella del Barça colocaría un chiringuito Playa Padre en la azotea del hotel MiM, que ha comprado por 30 millones de euros

3 min

Lionel Messi negocia con una de las empresas participadas por la supermodelo Eva Longoria para abrir un club de playa en Sitges (Barcelona). La estrella del Barça abriría una franquicia del glamuroso chiringuito Playa Padre en la azotea del hotel MiM, que acaba de comprar por 30 millones de euros.

Según han informado fuentes del sector turístico, el delantero azulgrana estaría pensando en añadir categoría al cuatro estrellas gran lujo con un espacio de cócteles y hamacas similar al que se estrenó en Marbella (Málaga) en marzo con la presencia, entre otros, de Pamela Anderson y María Bravo, también socia del negocio.

En este caso habría un matiz: el espacio se situaría en el tejado del hotel y no en primera línea de mar.

"Los Messi están pensando en un Playa Padre o en un Papagayo Beach Club. La operación la intermediaría una nueva enseña de franquicias: Dreams Franchises, que maneja marcas de prestigio del mundo de la noche", ha apuntado un directivo local del sector vacacional.

Codazos por los ricos de Sitges

Los planes de Messi para el MiM, que gestionará Majestic Hotel Group, agregan más exclusividad si cabe a un destino de playa tradicionalmente reservado para los barceloneses acaudalados.

Si finalmente ve la luz, el poolside club del alojamiento, comprado por Rosotel, el vehículo hotelero de la familia del cinco veces Balón de Oro, se disputará parte del público exclusivo del resort de playa.

No en vano, el espacio operaría a la par que el nuevo Beso Beach, que abrirá en la zona de playa del ME by Meliá, como avanzó Crónica Global. Asimismo, competirá con el nuevo Café del Mar Vivero Beach, la refundación del icónico restaurante con la marca ibicenca.

"Es el público que buscamos"

Preguntado por las recientes inversiones de alto nivel en el municipio costero, el sector turístico ve la lluvia de millones como maná caído del cielo.

"[La compra del MiM] es positiva porque es un paso más de la localidad hacia el tipo de turismo que buscamos", valoró esta semana Joan Antón Matas, presidente del Gremio de Hostelería.

Matas subrayó que el cambio de manos del MiM —antes propiedad del constructor Francisco Sánchez— llega después de la apertura del hotel boutique Casa Vilella, un nuevo alojamiento con encanto en el Paseo Marítimo.

Destacadas en Business