Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una oficina de BBVA / EP

Merlin vende su cartera de sucursales a BBVA por casi 2.000 millones

La operación permitirá a la socimi reducir deuda y repartir un dividendo extraordinario y a la entidad financiera generar ahorros por unos 200 millones

3 min

Merlin Properties y BBVA han concluido de forma satisfactoria las negociaciones que mantenían para la compraventa de Tree, la sociedad en la que la socimi aglutina 659 sucursales bancarias y tres edificios singulares que mantiene alquilados a la entidad financiera. El precio de la operación ronda los 2.000 millones de euros.

La operación, pendiente de las preceptivas autorizaciones (especialmente, la de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, CNMC), tendrá impactos positivos para ambas partes. En concreto, la socimi destinará los ingresos a amortizar por completo el préstamo que mantiene ligado a estos activos y a liquidar derivados, tras lo cual podrá ingresar en caja unos 1.250 millones de euros. 

Ahorro de 200 millones

De esta cantidad, la compañía que dirige Ismael Clemente pretende destinar un 20% a un dividendo extraordinario y el resto a seguir reduciendo su deuda. 

Mientras, para el BBVA tendrá de un impacto de unos 200 millones de euros en forma de ahorro, toda vez que un buen número de esas sucursales permanecen cerradas pero los contratos de alquiler contaban con un vencimiento a muy largo plazo, concretamente hasta 2039.

De vuelta al banco

La cartera de Tree se compone de los citados activos, que suman un área total de aproximadamente 298.000 metros cuadrados repartidos por todo el territorio nacional, con presencia en 268 municipios y 49 provincias.

En 2014, Merlin compró a Deutsche Bank, Banca March, Ares Management y Europa Capital la sociedad Tree Inversiones por 739,48 millones de euros. Previamente, esta sociedad era de BBVA, pero la vendió en 2009 por 1.154 millones de euros y con una plusvalía bruta de 830 millones de euros.

Operación Chamartín, de fondo

Ambas compañías mantienen actualmente una disputa en torno a la popularmente conocida como ‘Operación Chamartín’, que deriva de su condición de socios en Distrito Castellana Norte (DCN), la promotora del proyecto posteriormente rebautizado como Madrid Nuevo Norte y que constituye uno de los desarrollos urbanísticos más ambiciosos de Europa. 

Actualmente, la relación societaria se encuentra sometida a un proceso de arbitraje. BBVA se mantiene como socio mayoritario de la promotora, con una participación de algo más del 72% mientras que Merlin cuenta con cerca de un 15%.