Menú Buscar
Javier Faus, dueño de Meridia Capital que ha adquirido una participación en Fútbol Emotion / FOTOMONTAJE DE CG

Meridia Capital estudia levantar un nuevo fondo para el mercado del alquiler

Javier Faus, su promotor, intenta captar a inversores institucionales para dar respuesta a un problema que asegura que se debe resolver con la colaboración público-privada

2 min

Meridia Capital estudia entrar en el mercado del alquiler. Así lo ha anunciado su fundador y presidente, Javier Faus, en una jornada que ha tomado el pulso al sector inmobiliario en el Círculo de Economía de Barcelona. “Ahora analizamos el coste de capital y las rentabilidad que podemos ofrecer a los inversores institucionales”, ha asegurado ante el auditorio, lleno para la ocasión.

Se dirige a los institucionales que trabajan de forma habitual con el fondo de inversión. El empresario reconoce que será complicado cerrar la operación pero que es “entrar en este mercado es básico”. Y se muestra muy crítico con la escalada de precios que se ha vivido en el último año, especialmente en Barcelona.

Lastro para la expansión empresarial

Indica que incluso tiene repercusiones en la competitividad empresarial. “El gran problema de algunas compañías para seguir extendiéndose en Barcelona es la falta de viviendas en alquiler asequibles para sus empleados”, ha declarado. Precios que oscilen entre los 500 y los 600 euros mensuales que sí se pueden encontrar en otras grandes ciudades como Berlín.

Faus declara que ya ha empezado a negociar con su pool de inversores tradicional para cerrar el proyecto. También indica que para que llegue a buen puerto se necesita la colaboración público-privada, aunque no ha detallado cómo trabaja esta disyuntiva de la operación.

Contexto político y jurídico

El consejero delegado de Colonial, Pere Viñolas, que también ha participado en la sesión, ha manifestado como la entrada de inmobiliarias cotizadas ha dinamizado el mercado del alquiler en Alemania y ha ayudado en la variable de los precios. Con todo, indica que el contexto político catalán no es el más propicio para lanzarse a una aventura de este calibre.

“No estoy seguro de que el marco político y jurídico sea el más adecuado para este sector”, ha declarado.