Menú Buscar
Fachada del Mercado de San Miguel de Madrid, un espacio de ocio y gastronómico que ha sido adquirido por el fondo holandés Redeveco / EFE

Reestructuración en el Mercado de San Miguel

El fondo holandés Redeveco pagó unos 70 millones en verano por uno de los centros de ocio de Madrid

4 min

El fondo holandés Redeveco ha iniciado su puesta a punto del Mercado de San Miguel, uno de los principales centros de ocio y de turismo de Madrid. La firma capitaneada por Israel Casanova y Jordi Soriano han iniciado el ejercicio con la reestructuración mercantil. Ha unificado todas las sociedades que operaban en el recinto bajo el paraguas de uno de los vehículos de inversión de la compañía, Aleda Investments.

La compañía creada el pasado marzo se quedará con todos los activos de El Gastródomo de San Miguel, Lasal del Mercado de San Miguel y Aroma de Gamba, las tres sociedades que operan actualmente en el edificio histórico.

Ganar eficiencias

Los planes de Redeveco pasan por el momento por mantener la actividad habitual del espacio gastronómico, indican fuentes cercanas a la dirección del fondo. Se ha puesto en marcha un proceso de análisis del día a día operativo para detectar posibles cambios que facilitaran la operativa y generen eficiencias.

Una política que se enmarcaría en las mejoras operativas, especialmente tecnológicas, que los gestores del vehículo anunciaron tras comprar el Mercado de San Miguel.

Facturación de 4,3 millones

La operación se cerró a finales de julio e implicó el desembolso de unos 70 millones de euros. Una cifra muy elevada por un inmueble de 1.200 metros cuadrados que marcó un hito en el sector inmobiliario español. Y es que la venta despertó el apetito del capital privado por la gran popularidad de la propuesta.

Cabe tener en cuenta que sólo el activo de la hasta ahora principal sociedad del grupo, Gastródomo, ascendía a los 16,74 millones en 2016 frente a los 14,39 millones del año anterior. Cerró ese ejercicio con unos beneficios de 2,23 millones (1,81 en 2015) y el importe neto de la cifra de negocios alcanzó los 4,39 millones (3,78 millones un año antes).

Bien de interés cultural

El actual edificio del Mercado de San Miguel fue inaugurado en mayo de 1916. Es el único ejemplar de mercado de arquitectura de hierro que se conserva en Madrid. De hecho, el edifico está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) y sus reformas están muy controladas.

La Comunidad de Madrid lo remodeló en 1999 gracias a la aportación de fondos europeos y de los propios comerciantes. Aunque el declive de la actividad llevó al céntrico mercado al límite. Fue en ese momento, en 2002, cuando un grupo de profesionales de ámbitos como la arquitectura, la gastronomía y la cultura, con Montserrat Valle como cara visible, se unieron para “evitar su defunción”, tal y como explicaron en ese momento.

Lista de espera de inquilinos

El relato perfecto para la enésima propuesta gastronómica de la capital pero que ha conseguido hacerse un hueco y consolidarse entre los locales y los turistas de Madrid. Consta de 30 puestos de alimentación y 13 de restauración y cuenta con una larga lista de espera para albergar a nuevos inquilinos.

Unos 15 años más tarde, los impulsores del Mercado de San Miguel hicieron caja. Ahora, inicia su segunda etapa con un fondo de inversión en el mando.