Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jordi Valls, director general de Mercabarna (i), Montserrat Ballarín, presidenta de Mercabarna (c), y Miquel Batlle, presidente de la asociación de mayoristas de Mercabarna-Flor, viendo las primeras rosas llegadas al mercado barcelonés para el Sant Jordi

Mercabarna prevé vender más de cuatro millones de rosas para Sant Jordi

Las ventas online de flores aumentarán entre un 10% y 15% para la campaña de este año

7 min

La entrada en vigor del primer estado de alarma de 2020, a raíz del aumento de casos de Covid-19, hizo que la campaña de Sant Jordi del año pasado quedara paralizada y con unas ventas totales de 1.200.000 rosas. Este año, con las debidas recomendaciones para evitar el aumento de contagios de las diferentes administraciones autonómicas y nacionales, Mercabarna prevé que en Cataluña se comercializarán alrededor de 4.200.000 rosas.

El día de la rosa y el libro de este año tendrá como foco principal la seguridad frente al coronavirus. No obstante, desde el mercado mayorista barcelonés ven este Sant Jordi como el comienzo de la recuperación, aunque las ventas caerán un 40% respecto a 2019 cuando se llegó a la cifra récord de siete millones de rosas compradas en la comunidad. Del total de rosas para el 23 de abril en Cataluña, los mayoristas de Mercabarna-Flor esperan vender una tercera parte: alrededor de 1.400.000 flores.

Venta online y sin paradas en las calles

Dentro de la previsión de comercialización de más de cuatro millones de rosas para este Sant Jordi de 2021, se incluye la venta online de las páginas webs de floristerías y de la nueva iniciativa lanzada a través de la red por el gremio de floristas de Cataluña, somfloristes.cat, para facilitar el acceso a la compra a los establecimientos adheridos. Esto, según ha explicado Joan Guillén, presidente de la asociación de floristas catalana, supondrá que “la gente compre entre un 10% y un 15% más rosas a través de los canales online”. Un proceso de adaptación que muchos establecimientos han llevado a cabo a raíz de la pandemia, tras la imposibilidad de estar abiertos durante la diada de 2020 por no ser considerados comercio de primera necesidad.

Guillén ha aprovechado la presentación de previsiones de este viernes en Mercabarna para hablar de “intrusismo”, en referencia a las tradicionales paradas de rosas que no pertenecen a las floristerías. Un llamamiento por parte del gremio a la no competencia de los externos al sector que salen a la calle el 23 de abril. El presidente de la organización de floristas ha asegurado que “este año será un año en el que se profesionalizará la venta de la rosa”, dado que el Ayuntamiento de Barcelona, junto a otros consistorios catalanes, ha prohibido que se monten los puestos de venta que no pertenezcan a un establecimiento concreto de flores.

Detalle de una de las principales rosas rojas vendidas a través de Mercabarna-Flor / CM - CG
Detalle de una de las principales rosas rojas vendidas a través de Mercabarna-Flor / CM - CG

Aumento de precios, sin rosas catalanas

Los mayoristas de Mercabarna-Flor prevén que, del total de rosas comercializadas en el recinto, el 62% procedan de Colombia, otro 23% de Holanda, un 12% de Ecuador y tan solo el 3% de España. Que la flor colombiana suponga más de la mitad del producto a la venta se debe a que la variedad Freedom es la protagonista de Sant Jordi, acaparando el 80% de las compras en Cataluña. La Red Naomi, por su parte, procede de los Países Bajos y es otra de las preferidas para este 23 de abril, suponiendo el 15% del total de rosas rojas adquiridas durante la diada.

Miquel Batlle, presidente de la asociación de mayoristas de Mercabarna-Flor, ha explicado que el incremento de la demanda de rosas en Estados Unidos por la campaña de San Valentín y, próximamente, el día de la madre harán que el producto se encarezca un 10%. “Los floristas y mayoristas asumiremos este incremento, lo que no repercutirá en el precio final pagado por el cliente”, ha asegurado. Batlle ha manifestado la incapacidad de la producción catalana de rosas, que solo representa el 3% de las que se venderán para Sant Jordi. “En Cataluña solo quedan dos o tres productores, porque no existe relevo generacional de los agricultores y muchos productores venden los terrenos a medida que crecen los pueblos y ciudades”, ha explicado. Los dos únicos productores que resisten están en el Maresme, de donde será la única flor no importada que saldrá al mercado para este 2021: Bertan, en Teià, y Flores Pons, en Santa Susanna.

La rosa y el Covid

“La rosa --en lo que respecta a comercialización-- no estaba en una buena situación y ahora todavía está sufriendo más con el Covid”, ha remarcado la presidenta de Mercabarna y regidora de comercio del Ayuntamiento de Barcelona, Montserrat Ballarín. No obstante, ante el descenso de beneficios en el producto, la edil barcelonesa ha vuelto a imponer una restricción a la que ha hecho una referencia repetitiva Guillén: “Solo los floristas podrán tener las paradas en la calle por el Covid. Además, si hay menos paradas, habrá menos compra por impulso”.

Este Sant Jordi, la campaña de venta de rosas se adelanta dos días. La tradicional flor con ornamentos creativos de los profesionales saldrá a la venta, junto con algunas paradas de las tiendas de floristas en la calle, los días 21, 22 y 23 de abril en la mayoría de los municipios catalanes. Los envoltorios de plástico de esta diada se reducirán mucho, según explican los mayoristas de Mercabarna-Flor, y serán sustituidos por materiales naturales, reciclables y sostenibles. Todas estas mejoras en el producto, así como la relevancia que tomará la venta online, esperan poder revertir la debacle que supuso 2020 para el sector de floristas y mayoristas en su día estrella.