Menú Buscar
Vittorio Colao, consejero delegado de Vodafone, durante su intervención de esta mañana.

Mejorar la colaboración: el gran reto del sector 'mobile'

GSMA y las operadoras reclaman que se aparque la competencia para impulsar retos como llevar internet a todo el mundo o unificar la regulación del sector para crecer

6 min

La industria del móvil, mobile en inglés, generó el año pasado 2.800 millones de euros de negocio al tipo de cambio actual en transacciones. O, lo que es lo mismo, supuso el 2% del PIB mundial y propició la creación de 32.000 millones de empleos entre ocupación directa e indirecta.

Las perspectivas son optimistas año tras año y el impacto positivo que se prevé sobre la calidad de vida de las personas con la innovación en ciernes despeja la duda de si se vive una burbuja del sector. Los actores afirman que se trabaja en negocios reales que incluso permitirán un avance desde la vertiente social. Pero se dejan un gran reto sobre la mesa: la colaboración.

Cambio de regulación

La reivindicación de trabajar todos juntos ha estado presente en la primera gran conferencia del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, la que ha unido en un mismo escenario a los máximos directivos de Telefónica, Vodafone y China Mobile y a Mark Giles, presidente de la agrupación que organiza el evento y que une a 8.000 actores del sector, GSMA.

Entre las peticiones, algunas puramente operativas como la del español César Alierta, presidente de Telefónica, que ha hecho una llamada para impulsar entre todos --sector público y privado-- un “cambio de regulación para que se puedan ofrecer los mismos servicios y se puedan aplicar las mismas normas en el digital space (espacio digital)”. Es decir, que el acceso a internet y las posibilidades de la red sean homogéneas en todo el planeta.

Las operadoras, de entrada, tienen mucho trabajo pendiente en este campo. Incluso a nivel europeo, donde la Comisión ha tenido que actuar y penalizar las tarifas desorbitadas de roaming que las compañías aplican para permitir que los usuarios se conecten más allá de sus países de origen.

Puertas abiertas a la ‘gigabyte society’

Acceder a la red de forma sencilla, segura y sin grandes costes para el usuario es básico para alcanzar la gran meta: “Pasar de la sociedad conectada a la gigabyte society”, en palabras del máximo ejecutivo de Vodafone, Vittorio Colao. Este es otro de los conceptos que se ha empezado a explotar en esta edición de la principal feria del sector mobile del mundo. ¿A qué se refiere? A la capacidad de transformación que ofrece la industria.

Colao habló de la necesidad de avanzar en políticas fiscales que promuevan la inversión; un marco regulador que apoye una “competencia abierta y sana”; impulsar un ecosistema próspero que no excluya a ningún operador y que acabe con las posiciones dominantes (sí, un cambio para los grandes del sector); concentrar recursos para la innovación, la educación y ofrecer herramientas de potenciación de los recursos de todos los individuos.

Barreras de entrada a la Red

Giles puso cifras a lo que significaría la materialización de estos deseos. Indicó que la mitad de la población mundial está actualmente conectada a la red, a pesar de que las opciones de conectividad están disponibles para un tercio de la sociedad. Las barreras de entrada son de nuevo económicas, como el alto precio de los dispositivos, y también de otra índole que se deben abordar como grandes cuestiones internacionales, cómo los retos de género.

¿Qué ofrece una sociedad híper-conectada, la gigabyte society? Básicamente oportunidades y grandes ahorros económicos. “Imaginad lo que se podría conseguir con aplicaciones que permitan la cirugía remota o incrementar la seguridad en las carreteras con vehículos autónomos”, manifestó el presidente de GSMA.

Menos accidentes y urgencias despejadas

Vodafone ha hecho un cálculo. Con el avance del denominado Internet de las Cosas (Internet of Things, IoT), que las máquinas se conecten a la red propiciaría un descenso del 18% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de los vehículos y los accidentes bajarían el 8%; aunque la cifra más impactante es la del acceso a las urgencias hospitalarias: el acceso remoto a los servicios médicos y el mayor control que ofrecen determinadas aplicaciones de la salud personal, se podrían reducir hasta el 74%.

El móvil está en el centro de este escenario futuro que ya se empieza a dibujar. Llegar allí también requiere avances en la seguridad --como implementar un sistema universal de reconocimiento digital con huellas dactilares, la digital identity-- y la potencia de datos a los que se puede acceder.

Hacia la red 5G

Giles recordó que hace 20 años que se inauguró la red 2G. Las sociedades occidentales han superado el reto del 3G y en la mayoría de grandes ciudades ya se disfruta del 4G (con grandes gaps, como la conectividad en túneles o ascensores), que se colapsa menos en grandes aglomeraciones como un concierto o un partido de fútbol.

En el MWC el debate es cómo se implementará la red 5G. Es la potencia que requiere la gigabyte society.
Destacadas en Business