Menú Buscar
La terraza del Restaurante El Cercle de Barcelona, situado en el corazón comercial de la ciudad.

Medio millón de euros para el restaurante El Cercle de Belles Arts de Barcelona

Los socios del establecimiento refuerzan los fondos propios tras la desvinculación del chef Albert Ventura del proyecto

2 min

Los socios del restaurante El Cercle de Barcelona, ubicado en el Reial Cercle Artístic de la capital catalana, han suscrito una inyección de capital de 400.000 euros que han ido a reforzar de forma directa los fondos propios de la sociedad.

La operación se ejecutó un año y medio después de que el establecimiento abriera las puertas en el céntrico Portal de l’Àngel de la capital catalana y tras un relevo sorpresivo en la dirección gastronómica.

Xavi Lahuerta, el nuevo chef

Albert Ventura, chef de los restaurantes Coure, Wall 57 (Valldoreix) y Rusti & Sons (Olot), se encargó de diseñar la oferta gastronómica del macroespacio en el momento en el que abrió las puertas, en otoño de 2014.

Se desvinculó del proyecto tras el verano de 2015 de forma discreta. Tanto, que los implicados han declinado comentar los motivos de su decisión de centrarse de nuevo en los tres establecimientos que llevaron inicialmente su firma, aunque fuentes del sector indican que los problemas de organización internos del local motivaron en gran parte su decisión.

Pasó el testigo a Xavi Lahuerta, un chef acostumbrado a los retos. Fue la persona que se encargó de ponerse al frente de la cocina del Mercer Hotel Barcelona tras la desaparición de uno de sus maestros, Jean Luc Figueras.

Gran inversión inicial

El Cercle es propiedad de un matrimonio famoso en el sector, el conformado por Ana Calpe y Julià Cribero de los restaurantes Oliana y La Clara, quienes han declinado hablar de la inyección de capital en el establecimiento.

Los mismos interlocutores del sector indican que el refuerzo de los fondos se destinará, de forma exclusiva, a reforzar el negocio en el Círculo de Bellas Artes. Se esperan reformas en el restaurante aunque, según el entorno de Caple y Cribero, pasarán desapercibidos para los comensales que reciben cada día, la mayoría, turistas que visistan el centro de la ciudad. Este es el perfil mayoritario de clientes que atrae, aunque lo ideal para los gestores del establecimiento sería abrirlo a toda la ciudad.