Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la sede de Mediapro en la avenida Diagonal de Barcelona / CG

Los grandes acreedores y el mayor accionista se disputan el control de Mediapro

Searchlight e Invesco lanzan otra alternativa para eludir el colapso del grupo audiovisual con una inyección de 500 millones que se convertirían en acciones

5 min

Los dos mayores acreedores de Mediapro han movido ficha en la pugna por el futuro del grupo audiovisual. Los fondos Searchlight Capital e Invesco han filtrado la nueva oferta que han hecho llegar al principal accionista del grupo audiovisual, el gigante chino Orient Hontai, para brindar un préstamo subordinado de 500 millones de euros que se convertiría en acciones tras el visto bueno de las instituciones de competencia y el Gobierno.

Esta oferta económica está por debajo de la que ofrece la firma oriental, que ostenta el 53% de la propiedad de la compañía y comparte los derechos políticos con dos de los fundadores, Jaume Roures y Tatxo Benet. Los empresarios controlan cada uno de ellos el 12% de las acciones y su futuro en Mediapro está en el aire, ya que Orient Hontai ha manifestado que si recapitaliza la firma con otros 620 millones les quiere fuera del grupo. Eso si, la inyección de liquidez sería en dos fases. Aportaría de forma inmediata 150 millones y los 470 restantes se movilizarían tras recibir todas las autorizaciones necesarias y se destinarían a la reestructuración de la deuda.

El 22% restante de la compañía está en manos de grupo publicitario WPP. Con todo, esta firma ya ha deteriorado a cero su participación por el difícil momento que vive el conglomerado audiovisual.

500 millones a corto plazo

Searchlight e Invesco, que han aunado esfuerzos en la operación, discrepan de esta alternativa, según avanza Expansión. Los fondos señalan que Mediapro necesita 500 millones a corto plazo para dotarse de la estructura financiera y de capital necesaria para sortear el colapso. Orient Hontai remitió el pasado 29 de septiembre una carta a los asesores de los fondos, Lazard, en la que dejaba claro que “ningún inversor sensato” firmaría una operación con este perfil. Por este motivo los acreedores han movido ficha y se ofrecen ellos mismos como la solución para la empresa, una operación que les daría el control del grupo audiovisual.

En el cruce de misivas entre ambos, el pasado 30 de septiembre los fondos mandaron una carta al gigante chino en la que le ofrecían la posibilidad de mantener la mayoría del accionariado si repaga el préstamo subordinado de 620 millones que mantiene la empresa. Eso si, le exigieron que fuera a través de un solo pago.

Exposición limitada de Orient Hontai

La respuesta es conocida. Orient Hontai está dispuesto a salvar a Mediapro de la quiebra, pero mediante la operación divulgada en dos fases que les limitaría su exposición.

Para Searchlight e Invesco esta propuesta es una muestra de que los inversores orientales “no tienen intención de proporcionar la cantidad significativa de fondos que requiere la empresa” y se muestran “preocupados” por esta realidad que aseguran que está demostrada. Tildan de “inaceptable e ilógico” el rescate del grupo audiovisual en dos fases y que si solo proporciona 150 millones es para ponerse al día con la deuda de vencimiento más inmediato sin resolver el problema de fondo, su elevado endeudamiento que ha incrementado por la pandemia.

Negociación abierta entre fondos

Ambos fondos aseguran que están dispuestos a negociar. Todo ello, tras brindar a la compañía con sede en Barcelona un nuevo balón de oxígeno junto al resto de acreedores. Han prorrogado hasta el próximo 15 de octubre el plazo máximo para atender el pago de 45 millones que se debían haber abonado en junio. En concreto, 21 millones del principal del préstamo y otros 21 de intereses.

Cabe tener en cuenta que ya presentaron una primera oferta para tomar el control del grupo y reestructurarlo. También aportarían un total de 500 millones, pero con una inyección de liquidez de 170 millones y la conversión de otros 330 millones de deuda en acciones.

Sarchlight e Invesco soportan 465 millones de la deuda financiera de Mediapro, que asciende a 865 millones. A este importe se le deben sumar otros 120 millones de líneas de crédito ya dispuestas. Los fondos mantienen abierta la negociación sobre el futuro de la compañía.