Menú Buscar
La Meda Week Barcelona en la ponencia sobre el norte de África / CG

África del Norte, una oportunidad real para los empresarios del Mediterráneo

Miles de empresarios se reúnen en la 'Meda Week Barcelona' para conocer las ventajas de negocio que brinda la cooperación entre países vecinos

5 min

El crecimiento económico en el norte de África es, actualmente, una realidad. Pese al contexto del continente, formado por 54 países con diferentes situaciones político-sociales, las oportunidades de negocio que brinda el continente vecino han sido reconocidas por centenares de empresas europeas que han decidido expandir sus inversiones y proyectos al sur del mar Mediterráneo.

Así lo han explicado los ponentes del ‘Foro de Desarrollo Económico en el Norte de África’ en su décimo cuarta edición, celebrado esta mañana en la Casa Llotja de Barcelona. Al evento, organizado por Cambra de Comerç de Barcelona con el apoyo de Fondos FEDER y de la Cámara de España, han asistido centenares de empresarios europeos y africanos en los que se ha expuesto la necesidad de conocer las posibilidades de mercado en un continente en constante crecimiento para la cooperación entre países. Pese a que la percepción de riesgo que se tiene de África desde Europa es muy elevada, las compañías inversoras en el norte del continente se han sorprendido al ver los beneficios económicos obtenidos tras sus inversiones, en las que han constatado que el riesgo real de estos países es mucho menor del que se cree.

“El proyecto de cooperación ha sido un éxito”, ha sentenciado Miguel Valls, presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona. Las empresas han generado más de 4.000 puestos de trabajo gracias a su “imparable crecimiento económico”, y las previsiones auguran mayores inversiones para un cojunto de países en constante crecimiento.

Marruecos, líder natural

Entre los líderes del norte del continente, Marruecos ha obtenido el rol de líder natural. Los países francoafricanos como Camerún, Congo, Argelia o África Occidental se han beneficiado del negocio marroquí gracias a la expansión más allá de sus fronteras, hecho que ha provocado que los países francofonos hayan presentado un crecimiento mayor. Además, la interconexión entre estos países se ha visto notablemente mejorada y la inversión se ha extendido a países de la África subsahariana en un proceso de internacionalización global entre Europa y África.

Agroagricultura

Josep Tejedo, presidente de Mercabarna, ha protagonizado uno de los paneles de la conferencia. Tejedo ha destacado el importante rol que brindan las nuevas tecnologías en la economía y ha destacado el papel de Mercabarna como primer mayorista en exportaciones de fruta y verdura de Europa y el “principal servidor de comida en el Mediterráneo”. Por ello, ha explicado que la agricultura es una parte “fundamental de la economía ya que son productores esenciales en un mundo globalizado”.

La agencia para el desarrollo de la agricultura de Marruecos, representada por Abdelrrahim Benyassine, también ha destacado la importancia de la agricultura en Marruecos. Más de 5.000 puestos de trabajo dependen del sector agrario y ha asegurado que “es un paso más para el crecimiento, que puede ser mayor, si se fortalecen las colaboraciones que tenemos actualmente”.

Oportunidades de crecimiento

Los inversores achacan el rápido desarrollo de estos países a la globalización de las exportaciones y a un mayor crecimiento de las PYMES a ambos lados del Mediterráneo. La cooperación en la producción de alimentos ha sido vital para abrir las puertas a otros países y dejar a un lado las fronteras. Por ello, los países de la África del norte se han visto beneficiados y las previsiones económicas superan las cifras de crecimiento previstas.

Además, las inversiones en transporte, motivadas por la mayor facturación en la agricultura y las exportaciones, son ya una realidad para el continente y un motivo más para los inversores que quieren aterrizar en tierras africanas.

Todos los ponentes han presentado las oportunidades reales que brinda la región a medio y largo plazo. Las facilidades y los precios de inversión han motivado, aseguran, a que nuevas empresas trasladen sus intereses a dichos lugares, que necesitan construir una economía de cooperación con otros países para conseguir una economía estable y “con futuro”.