Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El exjugador del FC Barcelona Andrés Iniesta en un acto / EFE

Me gusta / No me gusta: el 'toque' de la CNMV a Iniesta

La CNMV afea a Iniesta la promoción de un producto de riesgo como las criptomonedas. ¿Ha cumplido el regulador con su cometido? ¿Se ha excedido con una medida ejemplarizante con una personaje célebre?

Aleix Mercader / Raúl Pozo
0 min
El 'toque' de la CNMV a Iniesta, por Aleix Mercader
1/2

El 'toque' de la CNMV a Iniesta, por Aleix Mercader

Andrés Iniesta ha coqueteado con el bitcoin... y ha salido escaldado. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha regañado al futbolista por publicitar la inversión en criptomonedas como si fuera coser y cantar. El problema es que el de Fuentealbilla ha hecho mutis sobre la volatilidad de estos activos, como le ha afeado el regulador.

 

 

Lo cierto es que la inversión en criptomonedas carece de las garantías más convencionales. Las divisas digitales no están respaldadas por ningún banco ni están cubiertas por mecanismos de protección para los usuarios. Los entusiastas del sector cripto celebrarán estas condiciones, pero conviene saber dónde se meten los ahorros. Iniesta, uno de los deportistas más queridos por la afición, ha puesto cara a una alternativa que no genera plena confianza. Esta vez, la jugada le ha salido cambiada.

El 'toque' de la CNMV a Iniesta, por Raúl Pozo
2/2

El 'toque' de la CNMV a Iniesta, por Raúl Pozo

El caso de la advertencia de la CNMV a Andrés Iniesta por su anuncio sobre las criptomonedas no es el primero en el que un organismo supervisor lleva a cabo una actuación ejemplarizante con una persona del ámbito público. Nadie duda de su buena intención pero tampoco de lo absurdo que supone afear la conducta del futbolista como si la “recomendación” hubiera salido “motu proprio” del exazulgrana y no se correspondiera con una campaña publicitaria para la que ha prestado su imagen.

 

 

En lugar de publicar esta suerte de amonestación con moralina, el organismo haría bien en tener listo lo antes posible una regulación acerca de la operación con este tipo de activos que, por lo demás, es cierto que entrañan no pocos riesgos, entre otras circunstancias por tratarse de algo novedoso y cuyo impacto en los mercados está aun por explorar. Cuanto menos, debería desarrollar un protocolo que estableciera  una serie de condiciones y requisitos para evitar que los pequeños inversores resulten perjudicados. Al fin y al cabo, la protección del pequeño inversor es uno de los cometidos por los que debería velar la CNMV; y no, el de “regañar” a un personaje público que se limita a explotar su imagen, como hizo en su día, sin ir más lejos, con un fabricante de helados.