Menú Buscar
Genoveva Ruiz, una de las únicas portavoces prohuelga del comité, durante una reunión de mediación / EFE

El 60% del comité de El Prat quiere terminar con la huelga

Malestar entre los vigilantes por el radicalismo de Prou, el único sindicato que quiere más protestas tras el laudo arbitral

24.08.2017 00:00 h.
3 min

El 60% del comité de huelga de los vigilantes de Eulen del aeropuerto de El Prat de Barcelona quiere terminar con las protestas. Parte de los trabajadores están molestos con Prou, el único sindicato que quiere seguir con el conflicto cuando el árbitro Marcos Peña dicte el laudo de obligado cumplimiento la próxima semana.

Según ha podido saber Crónica Global, de las ocho personas que dirigen el conflicto en los arcos de seguridad del aeropuerto, cinco estarían convencidas de no parar las protestas cuando el mediador designado por el Gobierno imponga su resolución obligatoria.

"No queda fuerza. Del comité intersindical de huelga, sólo Prou, que también es minoritario en el comité de empresa, quiere seguir exigiendo mejoras por la vía del conflicto", han indicado las mismas voces.

Tres motivos

Los motivos para zanjar la movilización serían tres. "El primero, un perogrullo. El laudo acabará con la huelga del 100% e indefinida que iniciamos el pasado 14 de agosto".

"El segundo, todos los aspectos que queremos mejorar, como los salariales, deberían abordarse en la mesa negociadora del Convenio Estatal de Seguridad Privada", ha explicado otro vigilante.

"Hay otra causa que no se explica y que no es menor: hasta que se desconvocó el paro total por los atentados de Barcelona y Cambrils, los compañeros que los hacían estaban perdiendo de 80 a 90 euros por día. Ello es el salario de la jornada más el prorrateo de las tres pagas extra anuales", ha agregado otro profesional.

El 'efecto Genoveva'

Todo ello tiene un matiz: el llamado efecto Genoveva. Genoveva Ruiz, representante de Prou y una de las caras visibles de la huelga, es la única que aboga por prolongar el conflicto en El Prat junto a Juan Carlos Giménez, el liberado sindical que fundó la pequeña y radical agrupación.

"Esta representante ya impuso su voluntad al meter una tercera papeleta en la primera de las votaciones que tumbaron el resultado de la mediación de la Generalitat. Ahora quiere continuar con las protestas tras el laudo", confirman trabajadores de los arcos.

"Resulta curioso que alguien que tiene abiertos al menos cuatro expedientes por presunto acoso laboral a sus compañeros comande una huelga de 354 personas. Se comporta de forma autoritaria y no acepta la opinión de los demás. Pero ello no cambiará el hecho de que los pro conflicto sean minoría", ha remachado la misma fuente.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información