Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una cliente consultando su cuenta en el cajero de una entidad bancaria / EFE

Mayo cerrará con las hipotecas más elevadas en siete años y medio

El euríbor concluirá el mes con su media más alta desde enero de 2015 pese a que el Banco Central Europeo aún no ha subido los tipos de interés de la zona euro

5 min

La cesta de la compra no es lo único que se encarece para el sufrido ciudadano en los últimos meses, como consecuencia de una inflación desbocada que la guerra en Ucrania ha terminado por poner fuera de control. Aquellos que cuenten con una hipoteca a tipo variable sufrirán en sus carnes una revisión de precio no vista desde hace una década y, además, el coste más elevado de los últimos siete años y medio. 

Otro duro mazazo para los bolsillos. El euríbor, el tipo empleado como referencia para la mayoría de este tipo de préstamos que se comercializan en España cerrará en mayo su segundo mes consecutivo en positivo pero, además, en sus cotas más elevadas desde enero de 2015, en torno al 0,28%.

50 euros mensuales

Un guarismo que contrasta de forma notable con el registrado hace doce meses, cuando el indicador marcó una media muy próxima al -0,49%. Los números indican, por lo tanto, que aquellos prestatarios a los que corresponda revisar el tipo en mayo sufrirán un alza en la cuota de 75 puntos básicos. 

Esta evolución tan significativa del euríbor en los últimos doce meses da como resultado que una hipoteca media, en torno a 140.000 euros, con un plazo de 30 años, se encarecerá en mayo en torno a 50 euros al mes. 

Seis años en negativo

Cabe recordar que la hipoteca media ha experimentado una destacada subida en los últimos años, cercana al 20% en un horizonte temporal de cinco años, y por encima del 10% desde el año anterior a la pandemia del coronavirus

La marcha sin freno el euríbor llega tras seis años consecutivos con el este tipo en negativo, lo que supone una anomalía en el mercado con la ha tenido que convivir el sistema financiero prácticamente desde que se dejó atrás la anterior crisis financiera

El BCE prepara alzas

Un movimiento que, además, se ha adelantado a la subida del precio oficial del dinero en la zona euro que comenzará a aplicar el Banco Central Europeo (BCE) a partir de la reunión del consejo de gobierno correspondiente al mes de julio, según confirmó hace algunos días la presidenta del organismo emisor, Christine Lagarde

La entidad pasará a la acción para tratar de contener el alza de los precios después de anunciar también el final de las medidas de estímulo que comenzó a aplicar al inicio de la pandemia para evitar una crisis de deuda como la que se produjo hace una década y que acabó con el rescate de países como Grecia, Irlanda y Portugal.

Las previsiones se quedan cortas

El mercado descuenta en la actualidad hasta tres alzas de tipos antes de final de año, de 25 puntos básicos cada una, un escenario que contrasta con el que barajaban las entidades financieras en las primeras semanas de 2022, cuando preveían que el BCE no movería ficha hasta comienzos de 2023. 

Sin embargo, por entonces no existía el factor de la guerra en Ucrania, que ha distorsionado el escenario de forma notable. Algo parecido a lo que ha sucedido con el euríbor, que las previsiones situaban en torno a cero a finales del presente ejercicio y en la actualidad marcha con firmeza camino del 0,3% cuando aún no se ha cumplido la mitad del año.

100 puntos básicos en EEUU

En la actualidad, la inflación de la zona euro se sitúa claramente por encima del 7%, cuando el objetivo del banco emisor es mantenerla bajo control en torno al 2%. El BCE ha sido el único de los principales bancos centrales que aún no ha modificado los tipos en su área de influencia.

Cabe recordar que el Banco de Inglaterra ya movió ficha a finales de 2021, cuando aún no se había iniciado la invasión rusa de Ucrania, y que la Reserva Federal de EEUU los elevará 100 puntos básicos en apenas seis semanas, el tiempo que discurre entre las reuniones ordinarias de su Comité de Mercado Abierto, en el que toma las decisiones sobre política monetaria.