Menú Buscar
Matías Carnero (segundo por la derecha), presidente del comité de empresa de Seat y de UGT, y Rafael Guerrero (segundo por la izquierda), su homólogo en CCOO en una imagen de archivo en Martorell.

Matías Carnero ‘cocina’ la sustitución de Pepe Álvarez en la UGT catalana

El nombre de Laura Pelay, secretaria de comunicación, se añade al de Camil Ros, Diego Martínez y el del propio líder sindical de Seat mientras parte de la organización reclama primarias

5 min

Pepe Álvarez quiere abandonar la secretaria general de UGT de Cataluña sin que estalle una batalla por el control del sindicato. Por ello, ha encargado a uno de las figuras más respetadas de la organización que se encargue de buscar los consensos necesario para nombrar a su delfín. Se trata del presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero.

Él fue el primero nombre que el propio Álvarez puso sobre la mesa para sustituirlo. Carnero asegura que aun no ha tomado la decisión de si da el paso o prefiere quedarse en la automovilística, inmersa en la crisis del diéselgate de Volkswagen. Otras fuentes de la organización indican que cada vez está más lejos de convertirse en secretario general de la UGT catalana. Señalan que el encargo de cocinar el pacto de sucesión es el ejemplo más claro de que se ha desmarcado, un extremo que el sindicalista niega.

Reuniones antes de Navidad

El líder laboral de Seat tiene trabajo antes de Navidad. Se reunirá la próxima semana con los principales representantes de las federaciones de UGT Cataluña y con el responsable de Política Sindical en el territorio, Camil Ros, uno de los nombres que más ha sonado como posible candidato si Carnero finalmente decide no presentarse.

Después de fiestas, el sindicalista se sentará con Álvarez para debatir las conclusiones sobre las distintas voluntades que ha captado en el seno de la organización. Presentará una especie de informe que también se debatirá con Diego Martínez, el vicesecretario general de la organización que también está en la terna.

Laura Pelay, en la terna

El último nombre impulsado desde algunos sectores de UGT para conformar candidatura en el congreso que se celebrará del 7 al 9 de abril es el de la secretaria de Estado del Bienestar y Trabajo, Laura Pelay.

Ella fue la encargada de sustituir a Miguel Àngel Escolar cuando se unió a CDC para conseguir plaza en el Senado. Su principal punto a favor es que se trata de una persona joven que representaría el relevo generacional en la UGT catalana. Le resta que la inmensa mayoría de su trayectoria profesional ha transcurrido en la administración del sindicato y su proximidad con ERC.

De hecho, fuentes de la organización aseguran que Pelay jugó un papel relevante para que la secretaria general en Girona, Dolors Bassa, se uniera a las listas de Junts x Sí y para que el de Tarragona, Jordi Salvador, diera el paso en el Congreso por ERC. Ambos sindicalistas presentaron su dimisión.

Desvinculación política

Ros también es próximo a ERC, aunque sus aspiraciones a convertirse en secretario general han propiciado que en los últimos meses haya marcado distancias con la organización.

Carnero avisa de que la división entre UGT de Cataluña y las fuerzas políticas debe ser una máxima para cualquiera que pretende tomar el testigo a Álvarez. “Las intenciones del sindicato siempre estarán por encima de las de los partidos mande quién mande”, manifestó en declaraciones a este medio.

Petición de primarias

De forma paralela a este proceso, algunas federaciones se empiezan a desmarcar con otras propuestas. La federación de Servicios Públicos del Baix Llobregat (Barcelona) pidió el miércoles un debate interno participativo que concluyera con unas elecciones primarias en el sindicato para elegir al futuro secretario general.

Otra opción que está sobre la mesa y se debe abordar, según el entorno de Álvarez. Las fuentes consultadas están de acuerdo en que con los cuatro meses que quedan para la celebración del congreso darían tiempo suficiente para abordar esta alternativa si se optara por esta opción.

Álvarez, más cerca de Madrid

La salida de UGT de Cataluña de Álvarez le acerca cada vez más a la cúpula de la organización en Madrid. La federación del metal le apoya y los sindicalistas catalanas trabajan en buscar más apoyos a su candidatura. Aseguran que su trayectoria le de el expertise necesario para ejecutar en los próximos años las fusiones de sectores que levantarán polvareda en la organización.

Su candidatura aún no se ha oficializado. Por el momento, el único que ha dado el paso al frente para relevar a Cándido Méndez es Miguel Ángel Cilleros.