Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
De izquierda a derecha, el ex presidente balear, Jaume Matas, su esposa, Maite Areal, y la ex consejera de Salud, Aina Castillo

Matas, su mujer y la ex consejera de salud, el reabierto triángulo de la corrupción balear

La querella del fiscal Pedro Horrach por las irregularidades en la adjudicación de la obras del hospital Son Espases recuperan uno de los episodios más oscuros del grupo dirigente mallorquín del PP

Redacción
3 min

Jaume Matas, ex presidente balear y ex ministro del PP; su esposa, Maite Areal; y la ex consejera de Salud del Ejecutivo autonómico, Aina Castillo, vuelven a situarse en los vértices del triángulo de corrupción que afectó a la comunidad y que se ha reabierto con la querrella que el fiscal anticorrupción Pedro Horrach ha interpuesto contra varios dirigentes del partido y del Gobierno balear por cómo se llevo a cabo la concesión de las obras del macrohospital Son Espases.

La historia del centro sanitario guarda cierta relación con una aspiración personal de Matas, que incluso --como narra el fiscal en su denuncia-- comunicó a sus colaboradores principales del partido en la isla antes incluso de ser presidente. El que fuera ministro de José María Aznar tenía intención de llevar a cabo un moderno centro hospitalario en la isla en la zona de Son Espases. Las obras acabaron adjudicadas en su mayoría a una UTE liderada por el grupo ACS, de Florentino Pérez.

Diferentes casos, un mismo denominador común

Cómo se llevó a cabo el proceso de adjudicación y quiénes intervinieron en una supuesta alteración es lo que investiga el Ministerio Público y ha vuelto a poner sobre la mesa el nombre de los más estrechos colaboradores y familiares directos del ex presidente autonómico, ya condenado por otros casos de corrupción.

La trama que une el caso Urdangarín o caso Nóos, el caso Palma Arena, los sucesos de las concesiones de publicidad a Over Marketing y, finalmente, el escándalo de la concesión de la construcción del hospital a la unión temporal de empresas que lideró Dragados (y que OHL, que recibió mayor puntuación técnica tiene recurrida ante la justicia) son objeto de investigación por parte de la fiscalía balear por la estrecha relación que sus protagonistas guardan entre ellos. 

La consejera más activa: Aina Castillo 

Uno de los nombres más destacados y con uno de los papeles más activos en las actuaciones irregulares detectadas durante la década pasada es Aina Castillo. Fue consejera del Salud del gobierno de Matas y una estrecha colaboradora. Llegó a vivir de alquiler en un piso del ex presidente. Castillo, que ha sido imputada por varios posibles delitos, realizó recientemente una confesión en lo que algunas fuentes jurídicas consideran un falso arrepentimiento para negociar una mejor salida a su situación procesal.

Maite Areal, esposa de Matas, junto a su hermano Fernando, realizaron asimismo diferentes gestiones también consideradas irregulares. En uno de los casos, se les acusó de presionar incluso a una imputada para conseguir una declaración favorable a sus intereses.

Con las nuevas pesquisas realizadas por Horrach y concretadas en la querella presentada en las últimas semanas, los tres implicados vuelven a recuperar un protagonismo que se había diluido con los cambios políticos vividos en la isla.