Menú Buscar
El austriaco Meinrad Spenger, consejero delegado de MásMóvil / EFE

MásMóvil, convertido en 'rey Midas' de ACS y del fondo Providence

La 'cuarta teleco' española paga 1.364 millones para quitarse de encima el lastre de la deuda convertible y afrontar sin agobios el crecimiento previsto

5 min

MásMóvil, la ‘cuarta teleco’ de España, sigue convirtiendo en oro todo lo que toca. El pasado mes de noviembre fue ACS, el grupo empresarial presidido por Florentino Pérez, el que pudo dar fe de ello. Y ahora, el afortunado ha sido el fondo estadounidense Providence.

La constructora española se embolsaba 480 millones y el inversor institucional obtendrá 884 millones de euros entre mayo y diciembre. En ambos casos, con unas plusvalías que no hubieran imaginado ni en el mejor de sus sueños.

Recompras de deuda convertible

Se trata de sendas operaciones de recompra de la deuda convertible por parte de la operadora que dirige, como consejero delegado, el austriaco Meinrad Spenger. Inicialmente suponen todo un impacto para su balance --duplicando la deuda, de 890 a 1.773 millones de euros--, pero, a medio plazo, se esperan ver los frutos gracias a la refinanciación pactada, con vencimiento alargado y menor coste para mantener el crecimiento operativo previsto.

En el caso de la operación de recompra de la deuda de Providence, era esto o arriesgarse a que un tercero la comprara o, caso de que esto no sucediera, que, a vencimiento del bono, en octubre de 2024, el fondo estadounidense ejerciera su derecho y obligara a la operadora a aceptar la conversión.

Ahorro del 12%

Una opción que hubiera supuesto un mayor menoscabo para MásMóvil, ya que el fondo, además, de aumentar su participación hasta rozar el 30%, hubiera cobrado algo más de 1.000 millones, un 12% por encima del precio ahora pagado.

Para Providence, la gestora de capital riesgo dirigida por John Hahn y Robert Sudo --que seguirán como accionistas--, el negocio con la operadora está saliendo a pedir de boca. Entre unas cosas y otras se embolsará cerca de 1.200 millones de euros.

Las cuentas de Providence

A los 884 millones que le pagará la ‘teleco’ --351 el 7 de mayo y los 533 millones restantes el 20 de diciembre-- por la recompra del bono convertible, hay que sumar los 246 recibidos en enero de 2018 cuando vendió el 14%, y los más de 50 millones de euros cobrados, entre 2017 y 2018, por los intereses del bono.

Además, el fondo estadounidense seguirá siendo accionista de referencia de la operadora, con una participación equivalente al 8%.

Junto al 3% que ya ostenta sumará otro 5% adicional por la ampliación de capital que suscribirá, por 120 millones, como parte de la transacción de recompra. Con los 19,8 euros a los que la empresa de telecomunicaciones cotizaba este martes, ese 8% capitaliza por 190 millones de euros.

Préstamo de 1.450 millones que vence en 2026

La operadora dirigida por Spenger ha querido ligar esta operación con la refinanciación de su deuda, que se ve duplicada, hasta 1.773 millones, y que se instrumenta a través de un préstamo de 1.450 millones sin amortizaciones intermedias y con vencimiento en 2026.

El otro acuerdo fundamental son 200 millones de euros en acciones preferentes, que se pretende reemplazar con una ampliación de capital a acometer antes de que acabe el año, y 280 millones de euros más de líneas de inversiones de capital (capex) y liquidez asegurada de los bancos.

ACS se llevó 278 millones de plusvalías

La operación con Providence es similar a la que, en noviembre de 2018, llevaba a cabo la ‘cuarta teleco’ con ACS. Por aquella, el grupo dirigido por Florentino Pérez recibía casi 478 millones de euros, consolidando una plusvalía de 278 millones sobre los 200 millones de deuda existente. Algo más de 400 millones en efectivo y el resto en un paquete de 700.000 acciones.

En ambos casos, con las operaciones de recompra, MásMóvil lograba reducir el número de acciones a emitir para saldar la deuda, logrando que la dilución de los accionistas no resultara tan gravosa.

En el caso de la recompra de Providence, la conversión hubiera supuesto la emisión de 51 millones de nuevas acciones, pero ahora se quedarán en 127 millones, un 23% menos.