Menú Buscar
Mario Conde, durante una aparición pública.

Mario Conde y su abogado escondían en casa 131.400 euros en efectivo

El expresidente de Banesto y su defensor tenían el dinero en maletines y fajos de 20 a 50 euros, según la Guardia Civil

Redacción
3 min

El expresidente de Banesto Mario Conde y su abogado, Francisco Javier de la Vega, escondían en casa 131.400 euros, según se desprende del anexo de la Guardia Civil en el sumario por el caso en el que se les investiga por la repatriación/blanqueo de capitales. Los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) incautaron la fortuna durante el registro de las respectivas residencias, en abril.

El exbanquero tenía un maletín negro en casa con 40.400 euros (56 billetes de 500 euros y 248 de 50 euros), según el informe. La UCO se llevó de la vivienda, además, cuatro ordenadores portátiles, tres discos duros, tres móviles, una tableta y documentos en papel. El hallazgo sostiene la tesis de la UDEF (Unidad de Delitos Económicos y Financieros), que mantiene que Conde hurtaba ingresos a Hacienda para mantener un tren de vida elevado.

Información de elevado interés

De la Vega, por su parte, acumulaba 91.000 euros, repartidos en dos lotes: 85.000 euros en 17 fajos de billetes de 50 euros, ubicados en el vestidor del dormitorio principal, y 6.000 euros en tres fajos de billetes de 20 euros.

Todo el material incautado contiene información “de interés para la investigación”, al tratarse de archivos relacionados con las empresas de la trama, en concreto con Barnacla, la supuesta sociedad pantalla de la que Conde se habría servido para blanquear parte de los 13,06 millones de euros procedentes de los casos Banesto y Argentia Trust y por los que ya cumplió condena.

Estructura criminal

La UDEF, en la misma línea, argumenta que Conde habría puesto en marcha un entramado de sociedades y personas que dirigía con los mismos métodos empleados por el crimen organizado.

Los investigadores sostienen que Conde cumple nueve de los once requisitos que definen una estructura delictiva organizada: colaboración de dos o más personas, reparto específico de las tareas, actuación prolongada o indefinida en el tiempo, comisión de delitos graves, extensión de la actividad al ámbito internacional, uso de estructura económica, implicación en el blanqueo de capitales, uso de influencia sobre políticos, medios de comunicación y autoridades judiciales, y búsqueda de beneficios o poder. Los dos restantes, no identificados en el caso, son el uso de disciplina o control interno y el uso de la violencia.