Menú Buscar
Marina d'Or ha dejado un agujero de 46 millones en las arcas públicas.

Marina d'Or encabeza el 'agujero' a Hacienda en el turismo español

La constructora del complejo vacacional de Castellón debe 46,37 millones al fisco

Redacción
2 min

El complejo vacacional de Marina d'Or encabeza la lista de morosos del sector turístico nacional a Hacienda. La constructora y comercializadora del complejo de Oropesa del Mar (Castellón) adeuda 46,37 millones a las arcas públicas, según la lista publicada el miércoles por la Agencia Tributaria. En el registro figuran otras sociedades que acabaron en bancarrota como Spanair, Marsans o Orizonia.

Precisamente, el erario público ha dejado de percibir de una filial de este último grupo 14 millones de euros. Iberotravel Vacations Holding entró en concurso en 2013 junto al resto del grupo, dejando un agujero de obligaciones.

Aún mayores son los impagos de Viajes Marsans. El grupo turístico que en su día comandó el expresidente de la CEOE Gerardo Díaz-Ferrán dejó de pagar a Hacienda 23,8 millones antes de ser intervenida en 2010.

Hotelería en quiebra

En el sector hotelero, la principal referencia de la lista pública es Dunas Hotels & Resorts, 'marcada' por el fisco con 14,88 millones. A su vez, TRH Hoteles, responsable parcial del turismo basura en Mallorca con su polémico hotel TRH Magaluf, debe 11,46 millones de euros a Hacienda.

Otro ilustre de las quiebras hoteleras, el expresidente del FC Barcelona Joan Gaspart, también está señalado. A dos de sus empresas, Hostelería Unida y Hostelería Unida Dos, se les reclama 11,26 millones de euros. Aunque ha alcanzado un preacuerdo para salir del concurso de acreedores, el calvario de Husa aún dura.

Aerolíneas

Las finanzas públicas también han sufrido las aventuras funestas en el sector de la aviación comercial. El mayor agujero en esta industria lo ha provocado Air Comet, la aerolínea del Grupo Marsans que quebró en 2009. La sociedad adeuda 13,91 millones. La fallida Spanair también ha provocado un quebranto en el erario público: 7,91 millones.

En paralelo, las infraestructuras fantasma en aviación tampoco han sido buenos contribuyentes. La apuesta por el Aeropuerto de Ciudad Real ha dejado dos recuerdos a Hacienda: la sociedad homónima adeuda 7,021 millones, mientras que CR Aeropuertos, la gestora del aeródromo, ha generado una deuda de 3,80 millones.