Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Marco Sansavini, presidente de Vueling / VUELING

Marco Sansavini, un experto en aviación para presidir Vueling

El hasta ahora jefe Comercial y de Clientes de Iberia toma las riendas de la aerolínea con los retos de sortear los nubarrones del coronavirus y consolidar el liderazgo en El Prat

6 min

Marco Sansavini llega a la presidencia de Vueling con galones de sobras. El directivo, que comanda el área Comercial y de Clientes de Iberia desde 2012, aterriza en la compañía aérea de bajo coste tras pasar por la aerolínea española sí, pero también tras haber diseñado la estrategia de Alitalia y desplegado la hoja de ruta comercial del gigante Air France-KLM. Ahora, Sansavini, un experto del mercado aéreo --lleva 25 años en el sector-- desembarca en la operadora con sede en el aeropuerto de Barcelona-El Prat con dos grandes retos: sortear la tormenta del coronavirus y consolidar el liderazgo de la operadora en el segundo mayor aeropuerto patrio tras Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

Antes de ello, el sustituto de Javier Sánchez-Prieto, nuevo presidente de Iberia, ha abordado otros desafíos para nada menores. El consultor de formación (logró su Executive Master of Business Administration en la IMB de Lausana, una de las escuelas de negocios más prestigiosas del mundo) ha capitaneado la transformación estructural y digital de Iberia y colaboró en el lanzamiento de Level, la compañía aérea de largo radio asequible que mira de tú a tú al fenómeno Norwegian. Durante su etapa en la aerolínea de Luis Gallego, Sansavini pergeñó por ejemplo el nuevo Puente Aéreo de Iberia, pensado para competir con la conexión de AVE entre Madrid y Barcelona.

Época compleja...

International Consolidated Airlines Group (IAG) confía en Sansavini el desafío de mantener el liderazgo incontestado de Vueling en el aeropuerto de Barcelona-El Prat. En este campo, el ejecutivo nacido en Bolonia (Italia) deberá operar el concepto chino de wéijī: una crisis como una oportunidad. En efecto, el nuevo máximo directivo toma las riendas de la operadora cuando la compañía, igual que el resto de sus rivales, ofertan una cartera de rutas adaptada a la crisis global del coronavirus.

marco sansavini vueling
Imagen de una aeronave A320 de Vueling en pista / EFE

La operativa recortada supone un quebradero de cabeza. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas e inglés) prevé una caída del 55% del transporte aéreo en 2020. La pandemia tumbará también el 30% de las operaciones en 2021. El mercado no recobrará la normalidad hasta 2024. Estas cifras suponen una amenaza, pero también una invitación al cambio. Vueling arrimó el hombro con la crisis sanitaria y está en una posición que otros envidian para seguir respondiendo a los desafíos del mercado en la época convulsa.

...para un aeropuerto de primer nivel

Con la vacuna en el horizonte, recalará sobre el despacho del profesional otro reto: mantener y engarzar el éxito Vueling con la hoja de ruta de crecimiento del aeropuerto de Barcelona-El Prat.

marco sansavini vueling
Un pasajero en la Terminal 2 del aeropuerto de Barcelona-El Prat / EFE

Aena ha presentado ya el plan maestro para convertir el segundo mayor aeropuerto español en uns instalación que procese 70 millones de pasajeros al año en 2026. De esta voluntad del gestor semipúblico se desgajan oportunidades para todos los operadores, también Vueling, pero desafíos mayúsculos en el campo de las infraestructuras, operaciones, control aéreo, medio ambiente y calidad. En efecto, no faltan los detractores de esta expansión, y los que, más prudentes, piden que el crecimiento se acompase con el respeto al entorno ambiental.

Talento español en lo más alto de IAG

Todos estos debates los vivirá Marco Sansavini desde los mandos de Vueling, aerolínea que opera cuatro de cada diez conexiones que llegan y salen desde Barcelona. El directivo presenta credenciales: más de dos décadas en el sector de la aviación comercial y puestos de responsabilidad en Alitalia, Iberia y Air France-KLM. El grupo francoholandés protagonizó la mayor fusión del mercado aéreo europeo en 2004. Sansavini llevaba nueve años en la compañía de Países Bajos y, cuando Ámsterdam y París unieron alianzas, tomó parte en la creación de la unidad comercial integrada de ambas compañías. Ello conllevó el traslado a la capital gala.

Llegó Sansavini al puesto director comercial de Europa y Norte de África y vicepresidente de Negocio Global. Tras completar esa experiencia, el ejecutivo fue llamado por la operadora de bandera de su país natal, Alitalia. Permaneció tres años en el estado transalìno, etapa durante la cual fue nombrado director de Ventas y Distribución, primero, y de Estrategia y Redes, después. El paso por la transalpina fue previo a fichar por Iberia. En la española e integrado en el equipo de Luis Gallego, nuevo presidente de IAG, el máximo directivo de Vueling se ha encargado hasta ahora del Revenue Management, Marketing, Ventas y Distribución. Ha sido hasta que el grupo le ha llevado a lo más alto de Vueling, en franca interlocución con Gallego y Sánchez-Prieto, la dupla española en la cúspide del conglomerado aéreo.